¿Qué hacer si no tengo el dinero para pagar la Renta 2015?

Si la Declaración de la Renta 2015 te ha salido a pagar y no tienes la liquidez suficiente, hoy te explicamos cómo puedes hacer para disponer del dinero necesario.

renta

La Declaración de la Renta es una de las preocupaciones en los tiempos que corren, sobre todo si te sale a pagar. La realidad es que para muchos contribuyentes resulta muy complicado poder asumir el dinero de lo que les ha faltado de las retenciones anuales. Es precisamente a ellos a los que les dedicamos el artículo de hoy en el que te mostramos las opciones disponibles para poder fraccionar, aplazar y solicitar créditos para el pago de la Renta 2015.

En realidad, la Renta 2015 ha tenido muchas cosas curiosas, como las que te hemos contado en nuestro blog pero, por el momento, parece que no se han publicado los datos y no sabemos si realmente hay más contribuyentes a los que les salga a pagar. El truco para tener un poco más de tiempo para pagar la Declaración de la Renta es esperar al último día para presentarla. Aunque ya la tengas lista, si la presentas el 24 de junio al domiciliar, o el 30 de junio para pago bancario, no tendrás que abonar el dinero hasta ese último día disponible.

Pero, ¿qué pasa si aún con esos meses que gano por presentarla el último no tengo suficiente? Pues bien. Hay varias opciones disponibles por parte de la Agencia Tributaria, así como por parte de entidades bancarias que ofrecen a los contribuyentes a los que no les salen las cuentas créditos con los que abonar los importes que han salido a pagar en Renta 2015. A continuación te explicamos las tres opciones disponibles para pagar a Hacienda la declaración:

  • Fraccionamiento: el fraccionamiento de las deudas con Hacienda es algo que deberían conocer todos los contribuyentes siempre y cuando les salga a pagar. Incluso cuando sale a devolver es interesante conocer el proceso para fraccionar en dos plazos la Renta 2015. En realidad, justo al final de la declaración tienes las casillas en las que puedes solicitarlo. Por norma, el primer plazo es del 60% del total y se realiza al presentar la declaración. El segundo plazo se produce en noviembre, y en éste se liquida, salvo otros procedimientos con Hacienda, el 40% restante del dinero sin pago de intereses.
  • Créditos bancarios: son varias las entidades bancarias que han estado atentas al hecho de que son muchos los contribuyentes cuya liquidez no les permite tener disponible el dinero para pagar la Renta 2015. En ese sentido, han lanzado propuestas específicas con nombres concretos para que los contribuyentes dispongan de la cantidad necesaria para pagarle al fisco. En ese caso, los intereses suelen ser muy similares a los préstamos personales, no suelen incluir grandes cantidades de dinero y el plazo de devolución tampoco es excesivamente amplio. Siempre que puedas es mejor acudir a las opciones oficiales.
  • Aplazamiento: si el fraccionamiento que le has pedido a Hacienda y que supone pagar en dos plazos el total del dinero que le tienes que pagar por Renta 2015, tienes la opción de solicitar un aplazamiento. ¿Esto qué quiere decir? Pues quiere decir que te encontrarás con una solicitud que hay que presentar antes de que caduque la deuda explicando a Hacienda que no tienes la suficiente liquidez y que, por lo tanto, esperas que te permitan devolver esa cantidad más adelante. Si te lo aprueban, que suelen hacerlo, tendrás más tiempo para pagar abonando los intereses generales del dinero y sin sanciones al haberlo comunicado de forma voluntaria.

Aunque es cierto que cuando llegan estas fechas todos esperan que la Declaración de la Renta no les salga a pagar, y ese dinero puede suponer un buen pico para desestabilizar cualquier presupuesto, es importante saber que hay mecanismos en el mercado para que el bache se haga más llevadero. Sea como sea, si te encuentras en una situación difícil, es siempre mejor ponerlo en conocimiento de la Agencia Tributaria. Si vas por las buenas y no les ocultas información, casi siempre te encontrarás con mejores soluciones que si haces caso omiso y esperas a que sean ellos los que actúen de oficio.

Por otro lado, recuerda que el hecho de que la Declaración de la Renta te salga a pagar es una cuestión de que las empresas te han retenido menos dinero del que deberían. En ese sentido, debes tenerlo en cuenta porque si quieres que eso cambie has de hablar con los encargados de la contabilidad de la tuya para que te suban la retención mensual del IRPF. De esa manera, será mucho más fácil que el próximo año no salga a pagar.

Foto: pagar vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...