X

¿Qué es la tasa rosa y por qué es discriminación encubierta?

Desde que apareció el concepto de tasa rosa han sido muchas las investigaciones que han querido desmontar su aplicación en el mercado nacional.

No sabemos con cuál intención, pero deducimos que nos es conveniente que quede expuesto de manera descarada las diferencias que existen entre los precios de los productos dirigidos a niñas y mujeres respecto a los que están destinados a niños y hombres.

Datos recientes han señalado que en España esta diferencia no es significativa o sistemática como para reafirmar que las féminas sí son víctimas de un impuesto con esas características.

');

Laura Caorsi y Elena Sánchez periodistas del sitio web Consumer.es, producto informativo de la Fundación Eroski, realizaron una investigación donde encontraron dificultades para encontrar la aplicación de la tasa rosa.

El estudio se llevó a cabo en otoño de 2018 en establecimientos comerciales y sus páginas web. Entre las conclusiones, determinaron que aunque no es una práctica extendida sí se aplica en diversos negocios nacionales.

Algunas causas

Encontrar una verdadera diferencia entre los productos significó una tarea ardua porque:

Las periodistas informaron lo complicado que resulta encontrar en este contexto otras causan que expliquen la diferencia de precios que no estén relacionadas con el género del potencial comprador o con el color del producto.

Otro punto de atención es que encontraron establecimientos que aplican la tasa rosa en determinados productos, mientras que negocios de su misma envergadura comercial no la aplican en esos mismos productos.

Esto, también les dificultó determinar quién, cómo y por qué se decide la diferencia de precios.

¿Es una discriminación encubierta?

Existen otros estudios que demuestran que las mujeres sí gastan más que los hombres en los mismos productos. Veamos:

Según el tabloide estos precios se encuentran en comercios británicos y en portales web en Internet.

Segmentación del mercado

El catedrático de Comercialización e Investigación de Mercados de la Universidad de Granada Salvador del Barrio explicó que la tasa rosa es consecuencia de la actual segmentación del mercado que aplican las marcas.

Esta es una estrategia generada para orientar al cliente según sus posibles gustos y preferencias. Lo hacen a partir del marketing personalizando cada producto según los targets de los posibles compradores.

Plantea que las marcas evitan incurrir en competencias al diferenciar, entre otras cosas, la forma de cuidarse estéticamente que aplican los hombres frente al de las mujeres. De esta manera, los productos se amoldan a las preferencias de cada consumidor.

Denuncia mediática

Ante las autoridades de Consumo de Madrid y Cataluña, la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios en Acción (Facua) denunció por sobreprecio en productos de mujeres a tres grandes cadenas de distribución: Carrefour, Dia y Lidl.

La acusación plantea que estas empresas han incurrido en la comercialización de productos para las féminas a un costo mucho más elevado frente a los productos con la misma función que son destinados para los hombres.

La denuncia recae sobre los packs de afeitadoras desechables, artículo de higiene y aseo que estaban siendo distribuidas hasta tres veces el precio más por ser de color rosa y no azul.

Los servicios jurídicos de la institución denunciante insisten que las tres empresas se les debe aplicar la Ley de Competencia desleal por animar a ser compras bajo publicidad que se presta a la confusión y al engaño.

También, insisten que se debe aplicar la Ley de Igualdad la cual obliga a los vendedores a evitar la discriminación directa e indirecta por género de los consumidores.  

Recorrer pasillo y comparar

Ante toda esta información le recomendamos que cuando vaya a una tienda o supermercado dedique un tiempo para comparar precios. La tasa rosa no es un mito, es un impuesto que las mujeres pagan solo por ser mujeres.

No hay mayor explicación que justifique ética o moralmente su aplicación. Quizás los productos azules también los puedas usar, basta con recorrer los pasillos, encontrar los productos y comparar sus ventajas. No te dejes engañar.

Categorías: Finanzas
Etiquetas: finanzasImpuestos