¿Por qué se hunde la inflación?

Recientemente se ha visto un retroceso en el crecimiento inflacionario. Aquí analizamos las razones.

¿A qué se debe el hundimiento de la inflación?

El Instituto Nacional de Estadística (INE) anunció por adelantado las cifras del IPC, dando como resultado una diferencia del 1,1 % para finales del mes pasado. Esto fue una información previa, sin confirmación oficial. No obstante, de ser acertada esta cifra se trataría de un ascenso de cinco décimas ante la tasa anual de enero, con un movimiento del 0,6%.

De acuerdo con los comentarios del INE, el motivo de esta variación es producida por los aumentos en los precios establecidos en la electricidad, tomando en cuenta el declive que se produjo durante el año 2017.

Si esta información llega a ser verificada y confirmada, sería un repunte bastante considerable, tomando en cuenta que la tendencia del último año fue un freno en la transformación anual del IPC.

La inflación: influencia en los consumidores de la Eurozona y España

En febrero del año pasado observamos como el IPC revelaba datos que ascendían al 2%, mientras que para España su alza era del 3%. Por suerte estas cifras han perdido su impulso en estos meses, revelando bajas tendencias en los precios ofrecidos a los consumidores.

Hoy en día la inflación de los precios dados al consumidor en la Eurozona se estanca en el 1,30% mientras que en España ronda el 0,6%.

Vale recordar que para el mes de enero los productos energéticos decayeron un 1,7% a su base interanual, aunque a finales de diciembre de 2017 se incrementaron en un 2,6%,  motivado por el desplome en los precios de la electricidad, cuyas cifras crecieron de un -0,2% interanual en diciembre a un 13% en el mes siguiente.

En ese periodo también ocurrió la desaceleración del costo de los productos carburantes  y lubricantes hasta un 2,5%.

Si tomamos en cuenta la inflación en la alimentación, esta se ubicó en un 1,3% para el mes de enero, bajando unas cuatro décimas en comparación con diciembre. Los costos de los alimentos que no son elaborados aumentaron un 1,6%, cifra que se posicionó 1,2 puntos por debajo de enero, originado por el declive de productos como las legumbres y otras hortalizas.

Ahora bien, si hacemos a un lado los productos alimenticios no producidos y los productos energéticos veremos los índices de la inflación sobre los elementos más explosivos para la sistematización de estas cifras. Por ello, en enero la inflación subyacente rondó en 0,8%, tercer mes consecutivo con esta cifra. Esto la  posiciona por única vez sobre la inflación desde noviembre de 2016.

El BCE seguirá sin alterar  sus estándares

Mario Draghi, presidente actual del Banco Central Europeo, revelaba que se espera una inflación moderada o baja durante los próximos meses. Afirmó que esto se debe a la dependencia de la Eurozona por los programas de flexibilización cuantitativa.

También informó que se espera que el crecimiento de la Eurozona se ralentice, lo que repercutirá en un desacelero en el aumento de la inflación. Sin embargo, Draghi asegura que esto será temporal, prevé que luego la inflación se incrementará. Asimismo, comentó que otros factores más globales como la demografía e incluso la tecnología quizás han minimizado la respuesta inflacionaria a los ciclos de la economía interna.

30.000 millones de euro en bonos

No olvidemos que actualmenteel BCE compra unos 30.000 millones de euros mensuales en bonos producidos por la Eurozona. Esto se realizará por lo menos hasta septiembre, incrementando el valor de compras en unos 2,55 billones de euros.

Esta estrategia ha socavado la rentabilidad ofrecida en deudas, lo que significa un manejo de facto de la rentabilidad existente a largo plazo. Una evidencia clave de estas manipulaciones es que el Tesoro Español ha circulado un bono de unos 30 años con una renta de 2,726% (la más baja en su historia) y la de mayor demanda histórica.

Tomando en cuenta el avance de los costos y precios, Draghi indica que el BCE apuesta a una trayectoria creciente de la inflación, cercana al 2% anual.

Inconvenientes para los consumidores

El IPC proyecta una inflación al consumidor del 0,6%, mientras que el INE prevé 1,10%. Ambas cifras son consideradas niveles inflacionarios bajos para el consumidor. Ahora bien, las consecuencias reales son que las personas que han depositado y tienen su capital económico en el banco han comenzado a perder gradualmente su capacidad adquisitiva. Esto es producido por la variación raquítica de la inflación.

Los últimos resultados ofrecidos por el Banco Central de España, correspondientes a noviembre de 2017, arrojaron que los intereses pasivos usados por las entidades de crédito fueron de 0,04%. Por otro lado, para los depósitos de a plazos de 1 o 2 años se incrementó a un 0,09%.

Sin embargo, ambos son intereses que están posicionados por debajo de la inflación. Esto conlleva a una pérdida para la capacidad de adquisición de los ahorradores.

Para eludir la pérdida y capacidad adquisitiva los inversores han comenzado a acudir a productos de mayor rentabilidad y riesgo como la compra de inmuebles, debido a que estos bienes escudan al titular en relación con el incremento de la inflación. De hecho, el año pasado las compraventas de viviendas de incrementaron 9,2%.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...