¿Por qué no te puedes resistir a la compra a plazos?

Las facilidades que ofrece el comprar a plazos hacen que gran parte de las personas se dejen seducir por este mecanismo para adquirir bienes y servicios, aquí te explicamos cuales son

Happy woman doing online shopping at home

Se dice que, en algunas personas, el placer de comprar es equiparable al que produce el sexo. Sin embargo, aunque éste puede ser el caso de personas un poco compulsivas, lo cierto es que adquirir artículos generalmente se traduce en satisfacción.

Según estudios neurocientíficos cuando se compra se libera una hormona del placer llamada dopamina y con ello se explica que la acción de ir de shopping sea tan reconfortante para la gente.

Se siente placer si al salir de una tienda se lleva entre las manos un producto que estaba en oferta o en rebaja, pero también si se accede a alguna mercancía que parecía inalcanzable. En este último caso, resulta tentador ceder a comprar el producto a plazos, con cuotas más o menos flexibles que borran los remordimientos o al menos producen un sentimiento mínimo de culpabilidad.

En ocasiones se siente que a mayor coste el producto es de mejor calidad porque muchas veces un precio elevado impone una percepción de que se está frente una mercancía que tiene estándares superiores.

En una tienda de artículos para el hogar se le añadió un cero al precio de un colchón y pasó a costar más de 4.000 euros. Aún con el coste alterado los clientes estaban dispuestos a comprarlo de igual forma, aunque acudiendo a financiamiento para conseguirlo porque percibían mejores cualidades en el artículo.

Si es cierto que la mayoría de las personas están lejos de imitar el impulso de comprar que se observa en la protagonista de la película Loca por las compras, hay quien vive entre el placer que le produce usar su tarjeta de crédito y el dolor de cabeza que representan las deudas que se incrementan. También es verdad que gran parte de las personas se dejan influenciar por las emociones y muchas veces no distinguen lo que valen realmente las cosas.

Por ello, cuando las emociones se interponen se puede sucumbir fácilmente ante la tentación de adquirir productos de marcas de lujo porque el placer de poseerlos es mayor que la razón, entonces se genera un conflicto dentro sobre si debemos acceder a ese producto tan costoso.

¿Por qué cedemos a comprar?

Hay varias estrategias para seducir al potencial comprador para que concrete la adquisición de un producto sin pestañear, entre ellas destaca el marcaje de los precios. Es común observar en las tiendas precios que no tienen cifras redondas sino que intentan engañar al ojo humano proponiendo un céntimo menos para no completar el número entero, por ejemplo, es frecuente ver artículos que cuestan 3,99 o 9,99 en lugar de 4,00 o 10,00 euros. Aunque algunos especialistas destacan que muchas veces redondear el precio también tiene sus ventajas al momento de vender, como evitarle números demasiados enrevesados a los clientes.

Otra táctica para envolver a los compradores es ofrecerle pago a plazos porque se crea la impresión de que determinado artículo tiene un precio por debajo del verdadero. Si se quiere adquirir un producto valorado en 1000 euros pero el vendedor brinda la oportunidad de pagarlo en 12 cuotas de menos de 84 euros, existen más posibilidades de que accedamos a llevárnoslo.

De este modo, el producto resulta no solo más accesible, sino que tiene además un precio más atractivo al compararlo con cualquier competencia que exhiba un producto similar mucho más económico pero que debe pagarse de contado.

Ventajas de comprar a crédito

Los bancos y las tiendas suelen proponer diversos mecanismos para hacer compras a plazos. Sin embargo, el consumidor, más allá de darse la posibilidad de comprar un producto deseado por cuotas, a veces, pasa desapercibidos los beneficios de usar la tarjeta de crédito u otro tipo de financiamiento.

Solicitar un préstamo personal siempre es una opción cuando se requiere financiar pequeñas compras que no interesa pagar de contado quizá para sentir menos remordimiento. Pero en realidad, si se realizan conscientemente las compras a crédito pueden generar un mayor dinamismo de la economía porque así se tiene mayor capacidad de compra en el presente empeñando recursos que se esperan obtener en el futuro.

Para dar grandes pasos como adquirir bienes inmuebles, vehículos o muebles que no se pueden comprar al contado es indispensable solicitar un crédito y devolver el importe en cuotas mensuales.

Aunque entre los beneficios de comprar a plazos están el obtener el producto o bien desde el primer pago y disponer de liquidez para continuar adquiriendo otros, es recomendable evaluar si lo que se va a adquirir es realmente necesario. De ser vital la compra, verifique si puede hacerla al contado, pero si decide dar el paso y usar el crédito, antes reflexione sobre el grado de compromiso que hará de sus ingresos futuros.

Foto: © gpointstudio

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...