¿Pagamos muchos impuestos en España? Los números hablan

Todo el mundo se queja de los impuestos que se pagan para financiar los servicios públicos. Hoy hablamos del coste fiscal y te contamos si en España pagamos más o menos que en otros países.

Young Businesswoman Doing Calculations In The Office

El anuncio de la Agencia Tributaria de que Hacienda somos todos aún indigna a muchos. La verdad es que los niveles de fraude fiscal que se registran en nuestro país son superiores a los de la media europea. Y aunque la mayoría de los ciudadanos piensa que en España pagamos muchos impuestos, y que si se rebajasen todo el mundo pagaría, ni lo uno ni lo otro parece ser una realidad capaz de ser demostrada con cifras. Al menos no con los datos en la mano. Hoy queremos hablarte de los impuestos que se pagan en España.

Más allá de lo que hemos contado en algunos artículos como en el que te informábamos de la fecha del año en la que dejabas de ganar dinero para abonar tus impuestos, lo cierto es que en comparación con otros países no tenemos una gran carga fiscal. Al menos no es superior, ni tan siquiera igual a la media europea. Hay quién cobra menos, pero también hay quién cobra más. Dicho de otro modo, no deberíamos tener la sensación de que pagamos demasiados impuestos, sino más bien de todo lo contrario.

Los impuestos en España

Para entender los impuestos que se pagan en un determinado país hay que hacer referencia a un concepto llamado presión fiscal. Sobre este término hay dos consideraciones importantes que hay que tener en cuenta. La primera de ellas hace referencia al total de impuestos que se recaudan y que se calculan en base al PIB de la sociedad en general. Es decir, serán siempre valores medios calculados sobre la riqueza total del país. Por otro lado, la presión fiscal puede sufrir variaciones importantes cuando se modifica ese PIB. Así, en momentos de recesión, o de bonanza económica, la presión fiscal puede aumentar o reducirse sin que se toquen los impuestos. Es solo fruto de esa fórmula matemática que hace que la presión fiscal se calcule en base al PIB.

Ahora que te he explicado cómo funciona el término de la presión fiscal, veamos cómo se recaudan los impuestos en España en función de lo que se aplica en otros países. Empecemos por definir lo que pasa en el nuestro. Los últimos datos disponibles son los de 2015 (porque es el último ejercicio ya cerrado) y calculan una presión fiscal en España del 34,4%. Es decir, de media, el 34,4% de los ingresos de los españoles van a parar a los impuestos. Ya sean directos o indirectos, ya que este dato los mezcla todos. ¿Eso es mucho o es poco?

Pues puedes juzgarlo tú mismo. La media europea sitúa el término de la presión fiscal muy por encima de lo que se aplica en España. Con este número en la mano podríamos decir que pagamos poco. Pero viendo país a país, quizás se resuelvan más dudas. Francia tiene una presión fiscal en 2015 del 47,8%. Italia, con quien nos comparamos bastante a menudo, alcanza el 43,4%. Por su parte, ese país al que todo el mundo quiere parecerse, Alemania, deja a sus ciudadanos con una media del 39,8%. Incluso los que se suponen que son paraísos en los que se paga menos imponen mayor presión fiscal a sus ciudadanos. Reino Unido, por ejemplo, cerró 2015 con un 34,8%.

Pero también hay países que cobran menos impuestos que España, al menos, en porcentaje sobre el PIB. Buenos ejemplos de ello son Irlanda, que al cierre del 2015 situaba su presión fiscal en un 24,3%, el más bajo de todos. Polonia, con el 33,2%; Suiza, con el 28,1%, o Rumanía, con el 28%; cierran el ranking.

La evolución de la presión fiscal en España

Sin embargo, si aún pese a las cifras anteriores eres uno de esos ciudadanos que tienen la sensación de que en España se cobra demasiado por los impuestos, puede que te esté influyendo uno de los factores que hemos explicado anteriormente. Si la presión fiscal se calcula por el PIB, y en España ha caído por la crisis, puede que tengas la sensación de que se te cobra de más. Y efectivamente, estarás en lo cierto. El porcentaje de presión fiscal ha ido en aumento en los últimos años en España. Tanto por la desaceleración económica, como por las reiteradas subidas de impuestos.

Desde 1987, la presión fiscal en España siempre superó el 30%. En 2004, se quedó por vez primera en el 30,4%. Salvo esa excepción, el resto de los años fueron superiores. En 2014 y 2015 se sitúo en el 34,4%. Pero también es la cuota más elevada desde los últimos años, con una salvedad. 2007 fue el año en el que más se notaron los impuestos. Alcanzaron el 36,9%.

Foto: © AndreyPopov

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...