Movimientos de la economía en Europa

Europa busca mejorar en la economía para influir positivamente en los países que lo conforman

Economía en Europa comienza a vivir nuevos movimientos

El costo de la energía y una demanda externa más frágil son los factores que han inducido las previsiones de la zona a la baja.

Lo que se esperaba para la economía europea no se ha cumplido. En el último bienio, la economía de la zona ha visto un «progreso» sólido promovido por el dinamismo del consumo que se apoya por los grandes niveles de empleo y los sueldos, esta se propagó a un menor ritmo al que se pensaba inicialmente.

Y se espera que así siga siendo por lo menos hasta el año 2020. Lo que se espera es que este año la región se ralentice en casi medio punto porcentual, hasta el 2,3%, para que así se cierre la década en el 1,9%.

El origen de esta moderación reside en un medio menos conveniente para el esparcimiento económico. Con relación al Fondo Monetario Internacional (FMI) son muchas las tendencias que dificultan dicho avance.

El derrumbe en la demanda externa (sobre todo de bienes), así como una disminución de los ingresos fruto de la caída del precio del petróleo en un contexto lleno de limitaciones de la capacidad de producción y la insuficiencia de mano de obra son la receta que ha ayudado a esta moderación.

Así pues, la institución destaca el aumento del precio de las materias primas, que han sido elevadas hasta un 7% entre abril y junio del 2018, al tiempo que el petróleo ha aumentado hasta obtener los 80 dólares el precio del barril.

La consecuencia ha sido una baja, promedio de 0,5 puntos porcentuales de PIB en casi todos los países emergentes europeos, con una oportuna subida de la inflación. Únicamente Rusia y Noruega se han favorecido de esta situación.

En este contexto, el organismo dirigido por Christine Lagarde apunta el sector manufacturero como uno de los más afectados por esta circunstancia, lo que por ende, es muy importante de manera general para la economía de Europa.

Si bien se debe a uno de los mercados que siempre se ha deleitado de una gran expansión en estas últimas 2 décadas, las limitaciones a la capacidad de producción y a la insuficiencia de su mano de obra están delimitando su avance, principalmente, dentro de las economías emergentes de Europa.

«La utilización actual de la capacidad de producción se ha incrementado a niveles vistos por última vez antes de la crisis financiera mundial», recalcan.

Realmente se espera que el crecimiento se conserve por encima de su potencial en casi todos los países de la zona, recomienda a algunos países disminuir el déficit y la deuda. «Todos los países deben redoblar sus esfuerzos en materia de reforma estructural para impulsar el crecimiento y el empleo», afirman.

La economía de la Unión Europea

La economía de la Unión Europea (UE) es la economía que ocupa el puesto número 2 en todo el mundo en términos nominales (antes de ella está de Estados Unidos) y según la paridad de poder adquisitivo —detrás de China. El PIB nominal de Europa se preció en 18,8 billones de dólares en el año 2018, lo que simbolizaba el 22% de la economía global.

El euro, utilizado por 19 de sus 27 miembros, es la 2da mayor moneda en uso, así como la 2da moneda del comercio mundial, pero antes está el dólar estadounidense. ​ El euro es la moneda representativa o de facto de 25 países, en la eurozona y en otros 6 países europeos.

La economía de la UE radica en un mercado interior de economía mixta enfocada en el mercado libre y en unos modelos sociales modernos. El PIB per cápita fue de 37.800 dólares en el año 2017, en comparación con los 59.495 en Estados Unidos, seguido por 42.695 en Japón y pro ultimo16.636 en China.

Turismo de Europa y su importancia en la economía

La Unión Europea es un destino turístico de gran relevancia, que cautiva a visitantes (extranjeros) de fuera de la Unión y los habitantes que viajan dentro de ella. El turismo interno realmente se hace más provechoso por el Tratado de Schengen y el euro. Todos los ciudadanos de la Unión Europea gozan del derecho a viajar a cualquier Estado miembro sin necesitar ninguna visa.

El lugar que ocupa el puesto número uno en destinos turísticos es Francia, con relación a los visitantes internacionales, luego le sigue España, Italia, Alemania y el Reino Unido. No obstante, cabe destacar que una proporción significativa de los visitantes internacionales a los países de la UE provienen de otros Estados miembros.

Londres, la cual es la capital del Reino Unido, es también la ciudad que recibe más visitas en el mundo lo cual claramente favorece a la economía europea (16,9 millones de visitantes en el año2012) y la más alta en ingresos por turismo, seguida solo por un poco por París con 16 millones de visitantes.

Pero, actualmente la economía europea ha sufrido una baja tal como lo mencionamos anteriormente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...