Monedas sociales y locales en auge por la crisis en España

El dinero como tal en una sociedad que cada día recorta en servicios y disminuye el poder adquisitivo empieza a considerarse un enemigo, y eso hace que sea un campo abierto para la creación de monedas locales y sociales.

Facebook Credits

Lo cierto es que el mundo de internet se encuentra actualmente revolucionado por el Bitcoin, una moneda virtual de la que hemos hablado en varias ocasiones en nuestro blog. Pero no es la única moneda que ha aparecido en un terreno en el que la actual crisis y el escaso poder adquisitivo de los ciudadanos hacen que en realidad nos encontremos con un problema de fondo bastante grave: el de no poder cubrir necesidades básicas.

Bajo este argumento y con un ciento de teorías económicas, han aparecido por toda España las conocidas como monedas sociales y locales, cuya idea es la de crear sistemas de intercambio de bienes y productos utilizando para pagarlos una divisa diferente a la estándar, en este caso el euro. Lo cierto es que muchas de estas monedas nacen bajo la premisa de que el actual BCE hace lo que le parece más oportuno a otros países, sin tenernos en cuenta. Otras se convierten más en un juego para animar a la economía local. Otras nacen de un modo y se transforman en otro. Vamos, que alternativas las hay a cientos, aunque me reconozco realmente sorprendida por la cantidad de ellas que existen actualmente en nuestro país.

Monedas sociales y locales inundan España

Tengo que reconocer que me sorprendió bastante el mapa de monedas sociales y locales diferentes al euro que me he encontrado en la web que te enlazo al final del post. Son varios cientos las que aún en la actualidad están vigentes. Cada una con su propio propósito. Cada una con sus propias normas. Cada una con mejores o peores resultados. Pero al fin y al cabo demuestran que las cosas comienzan a cambiar, y que a veces esos cambios llegan de la manera menos esperada.

En el caso que más cerca me atañe, que es Galicia, por ser dónde resido, me he encontrado con una iniciativa que la verdad en sus inicios debió llamar bastante la atención, pero que a día de hoy, al menos a mi juicio ha perdido su atractivo. Se trata del Galeuro. Evidentemente, por el nombre ya se pueden deducir muchas cosas. Pero no es mi intención entrar en polémicas políticas. En este caso, el valor de la moneda es el equivalente a un euro, es decir, hay paridad de cambio. En principio la moneda podía comprarse en la institución que la creo y utilizarse para pagar servicios y productos que la aceptaban. En la actualidad, si se quiere cambiar por euros, se le aplica una tasa del 10% menos, con lo que pierde bastante valor respecto a la paridad anterior. A mi juicio, en lugar de fomentar su uso, lo evita.

Sin embargo, el Galeuro es solo una de las tantas que hay en España, a las cuales puedes echar un vistazo en el link, y ver si cerca de tu región hay una divisa desconocida que quien sabe si podría convencerte de cambiarla por el habitual euro.

¿Tienen sentido las monedas sociales y locales?

Está claro que la idea en sí misma de que el dinero vale lo que diga su dueño, y en el caso del euro éste es el Banco Central Europeo es la base que mueve a todas estas divisas, físicas, pero al mismo tiempo sin partir del respaldo de una moneda nacional. Todas ellas tienen sentido en el momento en el que nacen, aunque no todas llaman la atención del público potencial que podría utilizarlas, ni se convierten en un verdadero valor de cambio. Si entendemos lo de tener sentido como algo relativo a hacerle una verdadera competencia a la divisa comunitaria, entonces todas carecen de él. Si lo entendemos como satisfacer una necesidad que surge en un momento dado en una parte del territorio o cubrir un fin específico de una comunidad, entonces muchas de ellas si que lo tienen.

Aunque no todas las de la lista nacen con dicha necesidad, algunas de ellas surgen con la idea de ponerle un valor a los intercambios de servicios, asimiladas a los bancos de tiempo que tanto se demandan con la actual crisis. Y precisamente bajo esa filosofía, no solo tienen sentido, sino que los que las utilizan encuentran en ellas la solución a sus problemas específicos. Problemas que con el euro, no parecían tener solución. Una no sustituye al otro en su totalidad, porque no todo el mundo las adopta. Pero nunca han nacido con esa finalidad.

No puedo terminar este artículo sobre monedas sociales y locales sin antes recalcar la mucha sorpresa que me he llevado al ver que tantas de ellas son españolas. Y creo que eso es un síntoma más de que algo estamos haciendo mal en este país. Y si el euro era tan bueno ¿para qué buscar divisas alternativas que solucionen necesidades locales?

Vía: Ouishare

Imagen: ifindkarma

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...