Los clientes negativos que debes evitar si eres autónomo

Si eres autónomo, no todos los clientes son positivos. Hay algunos clientes que deberías evitar, como por ejemplo los que tardan en pagar o los que quieren que hagas más de lo presupuestado

Clientes a evitar

Cuando somos autónomos necesitamos clientes para poder generar ingresos que mantengan todo a flote. Se supone que el cliente siempre tiene la razón y que el autónomo depende de ellos para todo.

Eso sí, no todos los clientes son iguales. Es más, hay algunos clientes que son negativos para tu negocio y que te crearán más problemas que oportunidades. Vamos a aprender a identificarlos y a evitarlos correctamente.

Estos son los clientes a evitar

En primer lugar, debes saber que hay más clientes malos en lugares baratos. Venderse por poco dinero es una buena idea para empezar, pero no suele ser una buena idea a largo plazo en muchas ocasiones. A excepción de algunos negocios, debes buscar clientes que no solamente estén ahí porque eres barato, ya que se irán cuando subas el precio, pues solamente quieren pagar poco.

Eso sí, para poder hacer esto, debes aumentar el valor añadido y poner de tu parte. Por ejemplo, puedes ofrecer un producto o servicio de calidad o una mejor atención al cliente.

Asimismo, debes establecer los límites y presentar un presupuesto para evitar clientes aprovechados. Por ejemplo, si vas a diseñar una página web, debes dejar claro que el mantenimiento se paga aparte. Si no lo haces, puedes acabar convirtiéndote en el chico de los recados y hacer un trabajo por el cual no has cobrado.

Si presentas un presupuesto cerrado, vas a repeler a los clientes incorrectos que quieran que les hagas cosas gratis. Eso sí, debes detallarlo bien y dejar claro lo que está incluido y lo que no.

La calidad de los clientes es crucial especialmente en negocios que dependen de pocos clientes. No es lo mismo vender en una tienda a muchas personas que ser proveedor de dos o tres tiendas que pagan mucho. En el caso de que tu negocio dependa de pocos clientes, debes conocerlos en profundidad antes de firmar nada, pues un mal cliente podría arruinarte el negocio.

Finalmente, aléjate de los clientes que tardan en pagar y se hacen los remolones. Si has emitido una factura, deberás incluir los impuestos en la declaración trimestral, hayas cobrado o no. No haber cobrado puede suponer que termines endeudado o con el negocio cerrado, pues tendrás que adelantar los impuestos.

De este modo, debes dejar de contar con clientes que tardan en pagar, porque te están robando tiempo y dinero. Aunque termines cobrando, una providencia de apremio con intereses podría costarte dinero a largo plazo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...