Los autónomos pagan más impuestos por su trabajo que los asalariados: ejemplo práctico

La carga impositiva sobre el trabajo de los autónomos es mayor que sobre los asalariados. Aquí te explicamos por qué.

Conoce por qué los autónomos pagan más impuestos que los asalariados

Es una tarea muy complicada la de muchos autónomos poder llegar a fin de mes. Caso contrario para un asalariado, a quienes les resulta más fácil. Puede que en todos los casos esto no se cumpla. pero pronto entenderemos por qué esta afirmación.

A continuación, te presentaremos un análisis sobre la liquidez que le queda tanto al autónomo como al asalariado.

Ciertas consideraciones para obtener la liquidez

Antes de realizar el ejercicio hay que tener en cuenta elementos que influirán en el resultado, como son los siguientes:

Ingresos brutos

  • Se trata del punto de partida. Consiste en la suma total de los ingresos.
  • No se disminuyen por los que fastos que se deducirán luego.
  • Una vez que se depuren, se calcularán los ingresos netos y luego la renta líquida.

Beneficio neto

Consiste en la distinción entre ingreso y gasto.  El salario (quienes trabajan por cuenta ajena) y la facturación (para los autónomos). La diferencia entre los gastos totales y el ingreso es el beneficio neto.

En la mayoría de los casos los autónomos tienen más gastos que un trabajador asalariado. Esto no es una realidad absoluta, pero sí ocurre con frecuencia.

Quienes trabajan por su cuenta tienen la cotización del RETA como gasto fijo, además de otros elementos como las facturas a los proveedores, alquiler de local, etcétera.

Se debe resaltar que los impuestos que se tendrán en consideración no son gastos, a diferencia de la cuota de la seguridad social.

Para los empleados, esto se computa en las deducciones de las nóminas.

Ahora bien, hay que destacar que son cosas muy diferentes deducir gastos de los ingresos brutos y los desembolsos requeridos para desarrollar una actividad. Estos últimos son una diferencia importante entre la liquidez y el beneficio neto.

Hablemos de liquidez

Muy distinto del beneficio neto se encuentra la liquidez, que resulta de la resta de los ingresos brutos como impuestos y diversos pagos como préstamos y nóminas. Se trata de lo que al final se dispone realmente.

En general, los impuestos con los que lidian los autónomos afectan la renta líquida. No se les consideran gasto. Sin embargo, forman parte de la contabilidad del autónomo.

¿De qué manera afectan los impuestos a la liquidez el autónomo?

Hay que destacar que pese a que no se consideran un gasto, sí afectan la contabilidad.

IRPF

En cuanto al impuesto a la contabilidad líquida se deben marcar una diferencia entre los pagos que los autónomos hacen cada tres meses en el epígrafe empresarial y el del tipo general de las facturas de epígrafe profesional.

En el primer caso, el gravamen es del 20% del beneficio y fijo, y en el segundo del 15%.

La tributación de este impuesto progresivo se manifiesta en la Renta Anual. Los empleados y autónomos regularizan este elemento tributario en la Renta.

IVA

Los autónomos declaran el IVA facturado cada tres meses con el modelo 303. Este no se tomará en cuenta para los cálculos posteriores, debido a que afecta directamente a los consumidores o clientes.

Sin embargo, se debe resaltar que con frecuencia los autónomos utilizan lo recaudado en el impuesto sobre la renta para algunos gastos diarios. Esto le resta liquidez al momento de presentar el IVA.

¿Cuánta liquidez le queda al autónomo con el mismo beneficio bruto mensual?

Para ambos casos emplearemos una cifra de 1.594 euros para los ingresos brutos de ambos personajes.

Nuestro primer actor es Paula, una pintora que desarrolla su actividad como autónoma, cotiza en el RETA con base mínima de 918,70 euros, como el 80% de los trabajadores independientes; y paga una cuota de 275 euros mensuales.

Por otra parte, Luis trabaja como administrador en una empresa.

¿Qué líquido obtiene Paula al mes para vivir?

En los cálculos de este ejemplo se usó la cotización de Paula, con respecto a los gastos que influyen en la operación para obtener el beneficio neto.

Es como los impuestos sí se han puesto en práctica después de sacar el beneficio neto y así poder determinar la liquidez neta.

En este caso se adapta al lineamiento 130 del IRPF, debido a que Paula no pertenece a un gremio profesional.

¿Y cuánto le queda a Luis?

Mensualmente se envía a nómina los 1.594 euros brutos. Donde  las deducciones que corresponden son:

  • 11% a causa de IRPF
  • 6,3 0% por cotización.  4,70% se usa para contingencias laborales y 1,60 por desempleo. El resto de las cuotas van por cuenta del empresario.

¿Quién gana?

  • El trabajador asalariado de nuestro ejemplo, Luis, tiene una carga fiscal cada mes de 175,34 euros.
  • Por otro lado, Paula, nuestra autónoma: su carga fiscal se eleva a 318,80 euros mensuales.
  • La diferencia entre la liquidez que le queda a Luis y Paula es de más de 300 euros a favor del asalariado.
  • Los empleados pagan menos en lo que a cotización se refiere, y pese a ello cuenta con mayores coberturas.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...