Lo que necesitas saber sobre reunificación de deudas, aquí

¿Te gustaría saber cómo funciona la reunificación de deudas? Aquí te dejamos todo lo que necesitas saber..

Así funciona la reunificación de deudas

Como parte de una opción cada vez más útil para llevar en armonía la casilla de haberes, la reunificación de deudas ha pasado a ser importante para la economía personal y del hogar. Aquí te presentamos todo lo que debes saber con referencia a este tema, de manera que lo puedas conocer profundamente.

1.- ¿De qué se trata?

Esta no es más que una herramienta que nos permite guardar en uno solo todos los préstamos que hemos solicitado. Además de lo que ya es obvio por lo que indica su nombre, esta trae como plus una favorable condición para su financiamiento, donde también destaca un mayor plazo para su pago.

Al atarnos, nos comprometemos a una cuota única durante el mes, donde estarán todos los haberes adquiridos, manejados bajo una misma fuente, permitiéndonos solventarla con mayor organización.

2.- ¿Cómo se calcula?

Esta se puede regir sobre un préstamo hipotecario ya existente. Sin embargo, también se puede calcular sobre uno nuevo. En ella se nos permitirá agruparlas según los préstamos ya conocidos, que pueden ser de categoría personal, hipotecario o de otra índole.

Una vez acumulado todo, se colocará una tasa fija mensual, la cual contará con un bajo porcentaje de interés, generando una variación mínima ante las cuotas a asumir por separado.

3.- ¿Cuáles son los tipos de reunificación de deudas existen?

Se conocen dos tipos de reunificación de deuda:

  • Con hipoteca.
  • Sin hipoteca.

La primera tiene como finalidad manejarse bajo un préstamo hipotecario, el cual agrupe todos los pagos pendientes según los préstamos ya solicitados. Así, podríamos aumentar la hipoteca ya adquirida o dar de baja a la anterior y asumir una nueva.

La segunda tiene como misión aliarse con un préstamo sin garantías. Esta suele ser la opción número uno para aquellas personas que no cuentan con una vivienda en su propiedad. A diferencia de la anterior, su reducción de cuota es menos impactante, así como el plazo de pago.

4.- ¿Cómo organizarlo todo en una cuota mensual?

Una vez tomada la decisión de pasar a regirse bajo una reunificación de deudas, debemos explorar el mercado y conocer las alternativas para ceñirnos a la que consideremos óptima. Así, las empresas que sirven como mediadoras darán el primer paso, que es iniciar la cancelación de todas las deudas para luego actuar bajo la reunificación de una deuda en común con las condiciones ya acordadas.

En su análisis, estas se encargarán de estudiar los siguientes aspectos para concretar la reunificación y calcular el interés, plazo y tiempo de cancelación total de la misma:

  • Tipos de deudas contraídas.
  • Tipos de intereses asociados a los préstamos pendientes.
  • Plazos de amortización a los préstamos pendientes.

5.- ¿Dónde solicitarla?

La interrogante se puede responder dos vías: un banco o un prestamista privado. Los bancos tienen como punto a favor ser entidades ya establecidas y confiables para el mercado. No obstante, su lado negativo radica en el tiempo que este puede tardar, pues cada casa bancaria, en caso de aprobarla, debe hacer distintos cálculos para establecer sus distintos puntos.

Mientras, el prestamista debe ser evaluado con mucho detalle. Es menester asesorarse con la persona previamente para conocer sus opciones y si es posible establecer la relación comercial.

6.- ¿Cuáles son sus ventajas?

Esta reposa sobre la organización; al acumularse sobre una misma línea, esta permite mantener cada particular aglomerado en una unidad, lo que permite tener solo una cuenta por pagar durante el mes.

La reducción de varias cuotas al mes que se engloban en una sola permite llevar de mejor manera el presupuesto durante ese lapso en el hogar. Además, esta suele ser inferior a lo que en su momento se llegaba a pagar por el total de todas.

Asimismo, una vez aportada la garantía hipotecaria, contamos con un tipo de interés menor al que se obtienen en comparación con los préstamos personales.

7.- ¿Cuándo debo hacerlo?

Todo se resume a los haberes de final de mes; si son mayores o casi exactos en comparación con los ingresos, entonces estamos en una postura en la que es ideal sumarse a esta opción y así canalizar de mejor forma nuestros pagos.

Detallado esto, se debe, además de tomar la decisión, contar antes con el asesoramiento de un experto en la materia que permita sacarnos de dudas sobre por qué vale la pena esta alternativa y luego encontrar la mejor para dar el próximo paso.

8.- ¿Tengo otras opciones?

En caso de no querer contar con una reunificación de deudas o no poseer los requisitos para que esta sea aprobada, existen alternativas a seguir, las cuales cumplen funciones similares. Si la situación es extrema, se puede solicitar un periodo de carencia, donde se dejará de amortizar capital al préstamo.

También está la opción de un refinanciamiento de nuestras cuotas, así conseguiremos un norte más definido y lograremos trabajar sobre él para ir acabando poco a poco con las deudas adquiridas.  

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...