La Unión Bancaria de la UE utilizará la fórmula de Chipre como norma ante quiebras

Si bien todavía no se han cerrado todos los acuerdos, estamos un poco más cerca de la unión bancaria en la UE. Ésta traerá como novedades que los rescates bancarios los pagarán los contribuyentes.

parlamento europeo

Todos sabemos que es una de las reformas por las que España ha insistido durante bastante tiempo. Tanto que desde que hemos rescatado a nuestra banca hemos dicho que la Unión Bancaria de la UE debe ser una prioridad. Y aunque no somos el único estado miembro que opina de ese modo, parece que poco a poco la tesis comienza a cuajar y hoy sabemos las que probablemente en unos meses se conviertan en las normas que regulen ese supuesto mercado comunitario de los bancos. Y ciertamente, no sé si nos benefician, porque el referente en todo esto es Chipre. Aunque ninguno de los diputados se haya atrevido a mencionar al país insular.

De lo poco que se ha acordado en la primera fase de este establecimiento de normas para la Unión Bancaria en la Unión Europea está precisamente lo que se debe hacer en caso de quiebra. Vamos, el guión a seguir si a otro país de los estados miembros le ocurre lo que le pasó a España o a Chipre. Y aunque en nuestro caso acabamos resolviendo a costa de las arcas públicas, y sin beneficio alguno para los ciudadanos, el otro modelo tampoco es que se le pueda denominar democrático. La idea es simple. El banco es una entidad privada que tiene inversores, clientes y ahorradores. En caso de que ésta quiebre, deben ser todos esos colectivos los que se hagan cargo de la deuda, ya que al fin y al cabo, el dinero lo tenían allí.

Tampoco nos asustemos. Lógicamente no significa que si tenemos 1000 euros en el banco, y mañana quiebra nuestra entidad, nos vamos a encontrar con la cuenta a cero. Más bien, si nuestra entidad quiebra, ese dinero es probable que no esté ahí, y para asegurarse de que esté, se le cobrará la deuda a inversores y ahorradores por encima de aquel umbral que ya sirvió en el caso de Chipre y que ahora se marca como norma europea: 100.000 euros. Si uno tiene en el banco más de esa cantidad, si algo pasa, debe saber que por encima de ellos no estará seguro.

Para todos aquellos que no lo recuerdan ya, en Chipre se aplicó una quita superior al 50% a todos los que tenían depósitos o inversiones en las entidades afectadas por encima de estas cantidades aseguradas. Además, el llamado corralito que impide retirar todo el dinero que se quiera de la cuenta aún sigue vigente, y los chipriotas no pueden mover más de 300€ al día de su cuenta.

Imagen: Xaf

Vía: Cinco Días

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...