La opinión de los consumidores cae en mayo sobre la expectativa económica

No hay buenas noticias económicas, y en este caso este mes que acaba de pasar se desploma la confianza de los consumidores en el mercado y en el futuro

consumo

Aunque no podamos presumir de cifras en el último lustro, porque la verdad es que llevamos cinco años de caída en picado de nuestras perspectivas de futuro, y por mucho que nos dicen que el siguiente año es mejor, ese próximo nunca llega. Pero aunque no es un asunto nuevo, lo cierto es que los españoles nos hemos casi acostumbrado a que las encuestas y las estadísticas solo nos presenten un panorama peor aún que el que teníamos hace nada. Y este mes de mayo no ha sido una excepción.

La opinión de los consumidores cae en mayo sobre la expectativa económica, y se sitúa ahora en base al Indicador de Confianza del Consumidor en en 50,8 puntos, lo que supone nada menos que 5,9 puntos menos que en el mes de abril. Esto quiere decir que como nos temíamos, y como habíamos ya previsto a través de otras perspectivas de consumo, los españoles siguen siendo reticentes a comprar casi todo, y el comercio nota en sus cajas como cada día es más difícil conseguir la rentabilidad.

Pero si lo analizamos en términos porcentuales, las cosas se ponen aún peor, y es que los españoles consideran que el mercado va a peor, y el mismo índice descendió en mayo un 10,4% respecto a abril. En todo caso, hay alguna que otra buena noticia, y no vayas a pensar que lo digo por los brotes verdes de los que algunos hablan, que aunque me tachen de ser negativa, prefiero eso a hacerme falsas esperanzas de lo que viene. Como decía, hay algo que si que ha mejorado, porque para los españoles la situación actual es 4,8 puntos superior al que dábamos a la situación actual en el mismo mes de 2012. O sea, que de momento creemos que las cosas van algo mejor actualmente, pero que en el futuro irán a peor. Mal asunto.

En todo caso, no me sorprenden para nada los datos que se han obtenido en el informe de expectativa económica del Indicador de Confianza del Consumidor, porque tal y como se encuentra el mercado laboral, y empeorando por veces, no parece que la mayoría de las familias puedan pensar que la situación se estabilizará en el futuro, sino más bien todo lo contrario, porque resultará prácticamente imposible que en el futuro inmediato el empleo sea de calidad y por lo tanto que permita volver a los estándares de consumo del pasado.

Vía: El País

Imagen: adaptingtoscarcity

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...