La OCDE reclama medidas contra el desempleo, la pobreza y la desigualdad en España

La pobreza, el desempleo y la desigualdad se han incrementado durante la crisis. Las ayudas públicas para paliar esta situación son insuficientes.

Desempleo, pobreza y desigualdad: los datos del estudio de la OCDE

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) alerta en su informe “Reformas para un crecimiento inclusivo” de los altos niveles de desempleo, pobreza y desigualdad que sufre España. El estudio señala que la economía española se está recuperando, el organismo eleva la previsión de crecimiento del PIB en dos décimas para este año, pasando del 2,3% al 2,5%, pero esto no se está traduciendo en mejoras tangibles para los españoles, de ahí que sea necesario un crecimiento inclusivo.

Hay que mantener e incrementar el crecimiento de la economía española pero también realizar políticas para reducir el desempleo, disminuir la pobreza y evitar la desigualdad. El crecimiento debe incluir a toda la sociedad si no habrá mayores desequilibrios en el futuro y la situación será más difícil de resolver.

Desempleo, pobreza y desigualdad en España

El desempleo se encuentra en niveles muy elevados en España. La tasa de paro general se sitúa en un 18,8%, pero la situación es aún más grave en el paro juvenil donde el porcentaje llega al 42,7%. Los jóvenes y los trabajadores con baja cualificación son los colectivos más afectados por la falta de empleo. La cifra de desempleados de larga duración también continua siendo alta.

Para paliar esta situación, la OCDE, indica que es necesario aumentar el gasto en políticas activas de empleo. Recomienda a las comunidades autónomas crear perfiles de los desempleados y contratar consultores especializados y aumentar los recursos y la ratio entre profesionales de los servicios de empleo y los demandantes de empleo. Los datos indican que lo que se está haciendo hasta ahora no es suficiente, hay que enfocar el tema desde otra perspectiva. El tiempo dirá si estas recomendaciones son la solución.

El estudio indica que la pobreza aumentó durante la crisis. Entre el 2007 y el 2014 la pobreza relativa (índice que muestra el número de personas que viven con menos de la mitad de la renta media disponible del conjunto de la población) subió del 14% al 16%. La tasa de pobreza infantil española es del 23,4%, mientras que la media de la OCDE se sitúa en el 13,3%. Estos datos son muy preocupantes y es necesario actuar cuanto antes para reducir estas tasas. Son muchas las personas que están sufriendo la pobreza en España.

La OCDE hace dos recomendaciones para reducir la pobreza: aumentar el volumen y el alcance de los programas regionales de apoyo en materia de ingresos mínimos e incrementar las ayudas en efectivo para las familias con hijos. Las administraciones públicas españolas deben actuar juntas y llevar a cabo estas recomendaciones inmediatamente. La pobreza es un asunto que no puede esperar y en el que no hay que escatimar recursos.

La desigualdad en España también se incrementó de forma significativa durante el periodo de crisis. Esto incidirá negativamente en el crecimiento futuro y en la cohesión social. Una sociedad más desigual es una sociedad menos cohesionada. Por ello, hay que reducir la desigualdad para evitar problemas mayores que se darán con el tiempo y que tendrán una solución más difícil. El momento de actuar es ahora y la recuperación que se ha dado en la economía lo permite. Hay financiación para poner en marcha programas contra la desigualdad.

Las ayudas públicas son escasas

El informe de la OCDE indica que las ayudas públicas que se dan por parte de las administraciones públicas son escasas e insuficientes. Los datos lo demuestran: más pobreza y más desigualdad. Es necesario replantear este tema ya que tal y como se viene haciendo hasta ahora las ayudas no llegas a todas las personas que lo necesitan.

El gasto social por niño en España es inferior al promedio de la OCDE y es especialmente bajo en la primera infancia. Además, de ser un gasto social bajo también es poco eficaz. Hay que reorganizar los programas y hacerlos más efectivos. También es necesario incrementar su alcance y la cuantía de las ayudas, prestando especial atención a las familias pobres con niños, colectivo muy vulnerable.

En materia de desempleo, es esencial fijar ayudas para reincorporar las personas sin trabajo al mercado laboral. Asimismo, hay que ampliar y facilitar el acceso a la renta mínima de inserción que ofrecen las comunidades autónomas. Para tratar el desempleo son necesarios más recursos y más personal. Los programas que tratan este problema no funcionan en nuestro país y eso es una realidad que las cifras están demostrando.

Hay muchos datos preocupantes sobre la situación de España en el informe de la OCDE. Uno de ellos, profundamente relacionado con el desempleo, la pobreza y la desigualdad, es el abandono escolar. La tasa de abandono escolar española es la más alta de toda la Unión Europea. Esto es alarmante en el presente y supondrá un gran problema en el futuro. Hay que actuar ya e intentar solucionarlo.

El estudio de la OCDE pone encima de la mesa muchos problemas que son de una importancia vital en los que hay que actuar urgentemente. Los programas para atajar estos problemas no están funcionando. Por ello, es necesario que expertos en las distintas materias formulen las situaciones.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...