La nueva ley de consumidores se crea sin garantías de que se cumpla

No parece tener sentido gastar recursos en normativas que de primeras no se van a cumplir, pero así es como nace la nueva ley de consumidores, que se crea sin garantías de que se cumpla

derechos consumidor

Se suele decir que la economía doméstica, es decir aquella que gestionamos todos los españoles en nuestros hogares, poco tiene que ver con las decisiones que se toman a nivel macroeconómico. Sin embargo, yo no estoy nada de acuerdo en ese sentido y creo que si las reformas se hicieran partiendo en parte de esos trucos que todos aplicamos para llegar a final del mes, mejor nos irían las cosas. Y es que a veces nos encontramos precisamente con cosas como las que te vamos a contar hoy en las que se gasta un dinero sin sentido. Acaban de anunciar una modificación de la ley de consumidor para precisamente dar más cobertura a estos, pero que en realidad ya desde la base se presupone que no se cumplirá.

¿Hacemos acaso previsiones en economía doméstica para no cumplirlas? ¿Caemos en el error de pensar en algo que luego ignoramos? Pues no. Pero a veces en esas reformas que nos aplican a veces son así, que este es el caso de la nueva ley del consumidor. Porque pese a que en la base, la noma no es mala, no se aplicarán ni sanciones, ni ningún tipo de aviso, quedando más que en una norma en una especie de buenas prácticas.

En todo caso, pese a la crítica, que espero sea positiva, porque como digo la norma está bien, pero la no garantía de cumplirse le resta el valor de norma y eficacia de cara a que se cumpla y que finalmente ponga al consumidor español a la altura del europeo, vamos a echar un vistazo a las novedades que supone, orientadas precisamente al comercio online, que se encuentra en pleno auge:

  • Se amplia  la información que las empresas deben facilitar antes de formalizar un contrato o venta, eliminando la letra pequeña.
  • Se extiende el derecho a renunciar o desistir del contrato de siete días hábiles actuales a 14 días naturales
  • Se establece que el comprador tendrá que aceptar el precio final antes de que concluya la transacción “para evitar cargos encubiertos”
Como ves, la norma está bien, pero ¿crees que las empresas la cumplirán solo porque si? ¿Crees que de verdad acabaremos obteniendo esas ventajas por políticas de responsabilidad y no por sanciones reales que se puedan aplicar?

Vía: El País

Imagen: ANSESGOB

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...