La carencia en la hipoteca: todo lo que tienes que saber sobre ella

Si tu banco te ofrece una hipoteca con carencia, tienes algunas ventajas extras que debes conocer. Pero, no es oro todo lo que reluce. Hoy te contamos todo sobre ella.

hipoteca

En tiempos de bonanza, pagar la hipoteca podía parecer algo sencillo. Sin embargo, cuando llegó la crisis, muchas fueron las familiar que no pudieron hacer frente al pago de sus deudas y se encontraron en una situación sin precedentes. Para algunas de ellas, la solución pasó por introducir una carencia en la hipoteca. Sin embargo, este concepto del que vamos a hablarte hoy no es exclusivo de hipotecas del pasado sino que muchas entidades lo incorporan en las actuales para captar clientes y, sobre todo, para hacer más llevadero el pago de la vivienda a los más jóvenes en los primeros períodos de abono. ¿Quieres saber cómo funciona la carencia en las hipotecas?

Un período de carencia en la hipoteca -o incluso en los préstamos bancarios- es aquel en el que se rebajan o se aplazan las cuotas pendientes de pago. ¿Significa esto que dejas de pagar la correspondiente mensualidad de la hipoteca? En realidad no, porque sigues abonando los importes correspondientes a los seguros y a los intereses del préstamo hipotecario de tu banco. Esto puede resultar muy positivo pero como siempre, no todo son ventajas y hoy queremos hablarte a fondo de este término para que decidas hasta qué punto te puede resultar útil.

Cuando se habla de acceder a una carencia en la hipoteca, se hace generalmente por una situación puntual de falta de liquidez o por disponer de una mayor cantidad de dinero mensualmente para poder ahorrar y conseguir amortizar total o parcialmente el préstamo más adelante. Sin embargo, lo que puede parecer una oferta a todas luces estrella por la que contratar una determinada hipoteca, tiene también sus desventajas las cuales son importantes a la hora de considerar las opciones disponibles. En este caso queremos hablarte de los inconvenientes de la carencia en las hipotecas para que los tengas en cuenta y no firmes sin más pensando que será una ganga tener uno o dos años con las cuotas de tu préstamo realmente reducidas.

Los inconvenientes de la carencia en la hipoteca

  1. El coste total de la hipoteca es mayor: el coste final de la deuda sube frente a una opción sin carencia porque se aumentan los años de vida útil del préstamo en sí mismo pese a ir pagando los intereses durante dicho período.
  2. Se incrementa el período por el cual se debe abonar la hipoteca: para aquellos que quieren liquidar cuanto antes el préstamo hipotecario, recurrir a la carencia de la hipoteca les puede resultar bastante problemático porque acabará incrementándose el período por el cual se deben abonar las mensualidades.
  3. Las cuotas subirán sin previo aviso: otro inconveniente de la carencia en la hipoteca es el hecho de que no se avisa de la subida tras el período y se debe estar preparado económicamente para asumir ese incremento que será bastante considerable porque se comenzará a abonar el capital que se debe.

Otros problemas relacionados con la carencia en la hipoteca

Los bancos no suelen ofrecer la carencia en la hipoteca a cambio de nada. Así, en la mayoría de los contratos que puedes encontrarte en el mercado en los que se ofrece esta posibilidad, las condiciones no son siempre las más asumibles, ni las mejores con las que puedes contar. Teniendo en cuenta todos los inconvenientes que hemos señalado en el párrafo anterior, antes de dejarte tentar por el hecho de tener un período con cuotas del préstamo reducidas, te recomiendo seriamente comparar las demás opciones del mercado. Como probablemente ya sabrás, es más que seguro que haya otras alternativas a las de tu banco, con lo que no quedes con la primera de las opciones que te ofrezcan.

Por otro lado, es habitual que los bancos ofrezcan períodos de carencia en la hipoteca a los clientes que contratan nuevos productos o servicios, incluso obligando a su contratación vinculándolos al préstamo hipotecario. Antes de solicitar una carencia asegúrate muy bien de que no existen estos productos, y que si están, los has solicitado y te compensa realmente hacerlo. En la mayor parte de los casos son seguros que cubren mayores daños a los que se tienen contratados o seguros complementarios que pueden ser inútiles para la mayoría de los consumidores.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...