La caja de la Seguridad Social no mejora pese a la mayor contratación

La hucha de las pensiones sigue cayendo. Si bien en los años de crisis es habitual recurrir a ella, cuando se generan más empleos se deberían recuperar ingresos. Pero, eso no está pasando ¿cuáles son las consecuencias?

pensiones

El gobierno lleva un tiempo mostrando su positividad por la evolución de los datos del paro. Aunque en nuestro blog ya hemos hablado de esas cosas que no se dicen y que sin embargo nos muestran una mejoría del sector laboral que deja bastante que desear pero, en este caso, queremos hacer referencia a lo que está ocurriendo en la caja de la Seguridad Social, es decir, a la razón de por qué pese a que se están creando puestos de trabajo las cuentas no se recuperen. Y, de paso, queremos entender las consecuencias que esto podría tener para las futuras pensiones.

En realidad ¿cómo serán las pensiones del futuro si no se consigue un sistema sostenible? Evidentemente, tendrá que producirse una rebaja en las prestaciones porque será prácticamente imposible que se pueda estar siempre en negativo. Aunque actualmente no han saltado las alarmas, hay que recordar que de momento se está utilizando la caja de las pensiones que se guardó cuando vivimos los buenos tiempos anteriores a la crisis, pero si con la recuperación no llega la recuperación a las finanzas ¿qué es lo que va a pasar?

El aumento del número de empleos del que actualmente se presume con las cifras del paro ha supuesto una precariedad acelerada en el trabajo. De hecho, ha aumentado el número de empleos de pocas horas, o aquellos que apenas suponen un salario mínimo para la cotización. Eso implica que las cotizaciones sociales no puedan aumentar porque si los empleos que actualmente se generan tienen unas condiciones en hasta un 50% inferiores a las que se daban anteriormente ¿cómo se va a pagar más de Seguridad Social y por lo tanto tener la caja llena?

Cabe recordar que la cotización a la Seguridad Social de los empleados la asume la empresa, pero la asume en base al salario que gana. Eso quiere decir que cuánto mayor sea su salario, mayor será la cotización que se abona a la Seguridad Social por parte del empresario. Cuánto más bajo sea el salario y peores sean las condiciones, más bajas serán las cotizaciones sociales. Ése es precisamente el panorama en el que nos encontramos actualmente: bajos salarios, bajas cotizaciones. Pero aún hay una cosa que lo pone todo más patas arriba. El hecho de que cada vez haya más pensionistas. Todas esas pensiones se pagan con las cotizaciones y ya no llegan.

Una reforma de las pensiones que no funcionó

La polémica reforma de las pensiones de la que te hemos hablado en su momento en nuestro blog hace que todos los españoles tengan que trabajar más años para poder tener derecho a una pensión digna. Sin embargo, las pensiones mínimas se deben mantener como un derecho. El sistema es adecuado cuando las pensiones máximas y las medias son mayoría. De esa manera, lo que sobra por los topes máximos impuestos de la Seguridad Social se puede utilizar en causas sociales como lo son éstas. Pero, cuando el panorama cambia, y la media cae, las cosas empiezan a no dar cuentas verdes, como está ocurriendo ahora.

El panorama laboral no tiene muy buena pinta, y aunque se hable constantemente de recuperación, solo hay que echarle un vistazo a cómo está el mercado para darse cuenta de que no ha llegado a muchos de esos jóvenes que todavía no han logrado su primer empleo. Ni tampoco a todos esos parados de larga duración que se han quedado sin prestación alguna. Ni a aquellos que pensaron que por estudiar tendrían un mejor futuro. Los cambios no se han acelerado. Solo vemos una situación que simplemente genera más puestos de trabajo que hace unos años, pero a la hora de calificar la calidad de ese empleo, las cosas ya no son tan bonitas como parecían.

Está claro que España no solamente necesita generar más empleo del que está generando habitualmente, sino que tiene que hacer más por crear otro tipo de trabajos. Con cotizaciones mínimas e intentando sobrevivir no vamos a poder tener un futuro, ni tampoco unas pensiones públicas que alcancen a todos. De hecho, el sistema se está ya tambaleando y la reforma de las pensiones solo ha hecho que aquellos que estaban cerca de la edad de jubilación se decidiesen a perder poder adquisitivo con tal de asegurársela. El número de pensiones anticipadas va en aumento, y las posibilidades de las pensiones futuras decrecen. ¿De verdad esta es la situación que nos merecemos con las cotizaciones sociales entre las más altas de Europa? Algo estamos haciendo mal.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...