La brecha salarial continúa en trabajos donde hay más hombres

Una investigación demuestra que la brecha salarial aún existe en trabajos ocupados mayoritariamente por hombres.

Aún existe la brecha salario en algunos trabajos

El tema salarial entre los hombres y las mujeres ha tenido un toque de polémica en los últimos tiempos. De acuerdo a algunas investigaciones realizadas por la Fundación BBVA y del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), el aumento de la brecha salarial es notable en las ocupaciones donde los hombres son una mayoría notable.

Los números de estas investigaciones arrojaron que las mujeres, en esos casos, reciben un 14,7% menos de salario por hora trabajada. Sin embargo, ese porcentaje baja notablemente cuando hay paridad. Es decir, el porcentaje baja a un 8,4% a pesar de que la brecha se mantiene ahí.

Ahora bien, si se habla de calcular esta brecha por hora podremos notar que la diferencia que existe entre las remuneraciones por género va disminuyéndose. ¿Cómo es eso posible? De acuerdo a los datos de la encuesta de estructura salarial del 2014 (los últimos que sirven como base de esta investigación), el dato bruto del sueldo anual refleja que las mujeres cobran un 22,3% menos.

Muchos se preguntarán los motivos por esa diferencia bruta de más del 22% en la renta salarial anual; y no, no tiene nada que ver la discriminación legal, pues pagarle menos a una mujer que a un hombre por el mismo trabajo en realidad es ilegal.

Y es que hay factores que terminan influyendo como el número de horas trabajadas, ya que existen muchas más mujeres que hombres que tienen empleos de jornada parcial.

¿Profesiones que discriminan?

Otro de los principales factores pasa por el tema de las profesiones y las ocupaciones masculinizadas. En otras palabras, estos convenios generan situaciones que pueden significar discriminaciones de facto.

Ejemplo de ello se nota en los diferentes convenios de limpieza en el que la persona que limpia (en su mayoría mujeres) tiene remuneraciones mucho más bajas que aquellos que son conductores, por ejemplo.

Ahora, muchos se preguntarán ¿qué es una profesión masculinizada? Es en ese momento donde los investigadores de este estudio afirman que son aquellas donde los hombres representan un porcentaje mayor al 50% del colectivo (65% para ser específicos).

Algunos ejemplos claros son: conductores, mecánicos, electricistas, pintores, albañiles y obreros, directores ejecutivos, entre otros.

Si hablamos de lo opuesto a esto, es decir, los empleos feminizados, destacan en el ámbito de educación (maestros y profesores), administrativos (como recepcionista) o de cuidadoras. Si de balance nos referimos -ni más del 60% ni menos del 40%- nos encontramos con las bibliotecas o especialistas en el sector público, privado, de finanzas o de cultura.

Según se analiza en el estudio, se recomienda disminuir al máximo la segregación de sexo que está presente en el ámbito económico, para de esa manera eliminar las diferencias salariales entre hombres y mujeres.

Además, para erradicarlo es importante crear estrategias, principalmente en cuanto a la educación, para que desde allí se fomente la igualdad de género y así las personas estén mejor orientadas para decidir qué carrera profesional elegir.

Asimismo, las conclusiones finales a las que llegan los investigadores de la Fundación BBVA y del IVIE hablan de un indicio que señala que tanto hombres como mujeres no reciban el mismo salario por un trabajo de igual valor, siendo esta uno de los objetivos alcanzados por el movimiento feminista.

Con la información existente, se habla de que es casi imposible refinar los datos hasta el punto de lograr un resultado incontestable sobre esto. Sin embargo, existen otras investigaciones muy similares a esta. Ejemplo de ella fue la dirigida por el profesor de Economía José Ignacio Conde-Ruíz, quien demostró que las mujeres cobran un 12,7% menos al momento de realizar actividades similares.

Estados Unidos, un claro reflejo de la realidad

En Norteamérica tenemos al American Community Survey, uno de los censos más importantes de los Estados Unidos y el cual da un claro ejemplo de lo que sucede en este territorio. La encuesta realizada en 2016 arrojó resultados que para muchos era un secreto a voces.

Allá, las mujeres siguen recibiendo menores pagos que los hombres en casi todas las áreas laborales -más de 300 ocupaciones en el país, aproximadamente-, todo esto sin mencionar que la brecha se ve más marcada en las que predominan los hombres, así como también en aquellos empleos que tienen un personal numéricamente comparativo entre hombres y mujeres.

Más oportunidades, pero menor salario

Por si fuera poco, una de las cifras más importantes que dejó dicha encuesta fue que las mujeres tienen más oportunidades que los hombres de ser contratadas en trabajos de menor salario. Y es que la mayor brecha de salario se ve reflejada en las profesiones relacionadas con las finanzas y las ventas.

Por último, es importante destacar que en los últimos años la brecha salarial de género en algunas profesiones ha venido disminuyendo. ¿El motivo? Un nivel de educación más alto y una mayor participación de las mujeres en la fuerza laboral, más importante aún cuando estas son cabeza de hogar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...