¿Te puedes permitir comprar una segunda vivienda?

Si deseas adquirir una segunda vivienda en la cual ir de vacaciones, antes deberías tomar en cuenta los siguientes puntos.

¿Qué tan viable es que compres una segunda vivienda?

Muchas personas soñamos con poder contar no solo con nuestra vivienda de residencia, sino que deseamos tener un espacio también propio al que podamos ir de vacaciones.

En general, sobre todo quienes viven en las grandes ciudades sienten la necesidad de tener una segunda vivienda en la que poder distanciarse del ruido y el estrés, y pasar tiempo de calidad dedicado a la recreación y el ocio.

Esto es muy válido y entendible, pero también debemos tener en cuenta el impacto sobre nuestras propias finanzas que puede traer consigo el ser propietario de una segunda vivienda, sean cuales sean las razones por las cuales la compramos.

Nuevo auge

La tendencia de tener una segunda vivienda puede decirse que ha sido muy popular desde siempre. Sin embargo, los embates de la crisis económica de la última década que afectó a casi todo el continente europeo y particularmente a España, trajo como consecuencia que la tendencia a comprar una segunda casa disminuyera de forma significativa.

No obstante, de acuerdo con los más recientes estudios del Instituto Nacional de Estadística (INE) español, en lo que va de 2018 ha ascendido el mercado inmobiliario, por concepto de compra y venta de viviendas que entran y salen del mercado como segunda residencia.

Solo en el pasado mes de abril el incremento del sector inmobiliario español se ubicó en un 30%. De ese ascenso gran parte se relaciona con las segundas viviendas, pues, según la información ofrecida por el IV Estudio de Casaktua la intención de compra de una segunda casa ha aumentado, al punto de que el 18% de los compradores inmobiliarios no buscan una primera sino una segunda residencia.

Esa cifra de 18% representa un incremento de 8 puntos porcentuales, en comparación con el año 2017.

¿Vale la pena comprar una segunda vivienda?

Pese a todo lo que se ha dicho con anterioridad y pese a las circunstancias económicas a escala mundial, comprar una segunda vivienda implica varias cuestiones que debes tener en cuenta si eres de los que están interesados en ello.

A continuación, te damos detalles acerca de los factores que debes considerar para tomar la decisión de comprar una segunda residencia. Y, si ya está decidido, igual te ofrecemos los aspectos que debes tener presente.

¿Por qué comprar?

Esta es una cuestión fundamental. Es de vital importancia que te preguntes la razón verdadera por la que quieres adquirir una segunda vivienda. Pregúntate si la quieres como un elemento de estatus, para vacacionar, para estar cerca de tu familia o si lo que ves en una segunda vivienda es una posibilidad de inversión.

Todos los casos son respetables y válidos, pero tener claro el motivo de la comprar determinara el tipo de vivienda que debes comprar, la ubicación y, por supuesto, el costo.

Sea cual sea la razón por la que compras, ten presente que tendrá una repercusión monetaria para ti y tu núcleo familiar.

¿Cuánto gastar?

Según recomendaciones especializadas no vale la pena que compres una segunda casa si cuesta más del cuádruple de tus ingresos netos anuales.

Antes de decidir tener una segunda casa, analiza el impacto financiero que te traerá, tanto por el costo como por los egresos que te generará una vez que la hayas comprado, por concepto de hipoteca, servicios públicos, traslado hasta la casa, entre otros.

Si evalúas todo esto y estás en la capacidad financiera de asumir los costos, pues, adelante.

¿Dónde?

Dependiendo de la razón por la que compres, debes considerar el lugar. Si tu motivación es tener una casa de disfrute, te convendrán los lugares donde la recreación se haga presente, como la playa. Si por el contrario lo que buscas es tranquilidad, tendrás que optar por lugares más tranquilos.

Por su parte, evidentemente si tu intención es vacacionar cerca de familiares, buscarás en la zona donde viven, y si tu intención es invertir, debes buscar un área en la que sea factible alquilar y vender.

Tiempo de disfrute

Es vital que evalúes la frecuencia con la que vas a utilizarla. Es preferible tener una segunda vivienda en un lugar al que puedas llegar al cabo de unas pocas horas y en automóvil, que si compras una vivienda en un destino distante para el cual tienes que usar avión o barco para poder llegar.

Claro que todo esto está supeditado a tu economía, ya que, si puedes permitírtelo, no habrá problema. Por otro lado, si vas a viajar a ese lugar muy pocas veces al año, compara los costos de quedarte en hoteles o posadas. Tal vez te resulte más sostenible.

Alquilar

Ten muy en cuenta la posibilidad de alquilar la vivienda, aunque tu intención inicial al comprarla no sea el alquiler sino la recreación. Alquilando puedes obtener algunos ingresos extra que te servirán para cubrir parte de los gastos que genera la casa. Se trata de una centrífuga interesante que deberías evaluar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...