¿Qué es el PER en el mundo de las inversiones?

El PER es uno de tantos indicadores que los inversionistas usan para tomar sus decisiones. Para mayor información, ingresa aquí.

¿Que es el PER en el mundo de las inversiones?

Invertir en la bolsa es una estrategia bastante eficaz para incrementar el dinero. Sin embargo, como en todas las áreas relacionadas con la actividad humana, requiere de conocimientos técnicos que le permitirán al inversor tomar las mejores decisiones posibles.

Después de todo, es un negocio de múltiples opciones y las mejores siempre se toman cuando se encuentran fundamentadas en el conocimiento.

En esta ocasión definiremos el PER.

¿Cuál es la definición del PER?

Se trata de las siglas de Price Earning Ratio, cuya traducción en castellano sería relación precio-beneficio. Para entenderlo mejor: ofrece una medición que relaciona el precio de una acción en la bolsa y los beneficios que ella genera en diferentes años.

Contrario a lo que podría pensarse, su cálculo es bastante sencillo. Basta con dividir la capitalización bursátil de una empresa entre su beneficio neto.

La fórmula sería la siguiente: capitalización bursátil/ beneficio neto.

Lo usual es que en la fórmula se aplique a cada acción, aunque también puede calcularse con el valor de la compañía.

Interpretación

El resultado del PER ofrece un dato bastante útil cuando de inversiones se trata: ¿cuánto tiempo de beneficio de la empresa se requiere para que el inversionista recupere el capital invertido en la acción respectiva?

Es decir, determina en cuánto tiempo retorna la inversión y en cuánto tiempo se generan las ganancias. Para verlo en términos reales: si una acción de 100 euros tiene un beneficio anual de 10 euros, su PER será 10.

Entonces, el inversionista tardaría una década en recuperar su inversión, y solo a partir del año 11 obtendría ganancias.

Vale la pena destacar que el PER señala tendencias. Un número bajo (entre o y 10) puede indicar que la acción se encuentra infravalorada, mientras que uno alto (mayor a 20) a la inversa.

Esto no es definitivo, no obstante. Hay que ponerlo en contexto. Una cifra baja podría señalar que los inversionistas creen que los beneficios generados por la empresa están disminuyendo, mientras que el alto señalaría que los beneficios disminuyeron por razones fuera de lo común.

Una nota de En Naranja afirma que el secreto del PER está en “no emplearlo de forma aislada”. Su análisis establece que cuando se valore la relación precio beneficio de una acción, se le debe comparar con los valores históricos de la compañía, el valor medio del mercado (15) y el PER de su sector.

Vale destacar que el PER es uno de tantos indicadores que los inversionistas más experimentados usan para tomar sus decisiones. Por eso, las mejores decisiones se toman tomando en cuenta todas las herramientas disponibles.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...