¿Por qué se caen los tipos de interés bancarios?

Los intereses están bajo mínimos. Se trata de una historia que llevamos oyendo varios meses, pero que hoy en A Fin de Mes pretendemos explicarte por qué ocurre de este modo.

interes bancario

Los tipos de interés bancarios vienen marcados por diversos factores. Sin embargo, sin nociones de economía a nivel general resulta difícil entender porque en ocasiones los bancos nos pagan por tener contratados depósitos con ellos, y porque en otros casos, nos encontramos con remuneraciones realmente pírricas. Precisamente porque estamos recién comenzando un nuevo año, y el propósito de ahorrar será importante para muchos de nuestros lectores, hoy queremos hablarte de las razones que hay detrás de que se caigan los tipos de intereses bancarios y sobre todo, por qué aún este año te encontrarás con remuneraciones muy bajas en los productos más clásicos de inversión para los españoles.

No es sencillo explicar cómo funcionan los tipos de intereses bancarios, sobre todo actualmente dentro de la Unión Europea como es el caso español. Sin embargo, hoy queremos explicarte de forma sencilla cómo es el proceso en sí mismo para que entiendas la razón por la cuál en ocasiones las entidades bancarias te ofrecen mucho por depositar tu dinero, y en otras apenas te dan unos cuantos céntimos por tener el mismo capital con ellos. Así que si siempre has querido entender qué hay detrás de todo eso, hoy en A Fin de Mes vamos a contártelo todo. ¿Quieres empezar el año aprendiendo un poco de economía básica?

El Banco Central Europeo

El Banco Central Europeo cumple un papel fundamental a la hora de establecer los tipos de interés. De hecho, en este caso es el que impone el precio del dinero para el resto de entidades europeas. Cuando vemos a Draghi por televisión explicando que bajan los tipos, lo que nos está diciendo es que va a prestar directamente desde la entidad global a un interés más bajo al resto de entidades. Pero el Banco Central Europeo toma las decisiones de bajar o subir el interés del dinero en función de otros factores económicos globlales como lo son el crecimiento, la necesidad de liquidez, la inflación o el capital acumulado por los bancos.

Precisamente porque en la actualidad Europa no está creciendo, y tenemos una inflación nula o negativa en muchos países, se ha tomado la decisión de bajar los tipos al mínimo histórico de la zona euro. Pero es que además, Draghi creó lo que se conoce como interés negativo para los depósitos bancarios de las entidades a las que presta el dinero. Ello implica que no ganarán como antes al mantener el dinero de sus depósitos dentro del Banco Central. Así, se pretende obligar a los bancos a dotar de liquidez al consumidor y a las empresas, porque les saldrá mucho más rentable cobrarles los intereses del mercado a estos aún asumiendo riesgos, que manteniendo el capital dentro de la seguridad que ofrece el banco de bancos.

La inflación

La inflación pesa de forma importante sobre el interés del dinero. De hecho, cuando se da una inflación nula, no se puede remunerar al depósito bancario con cifras demasiado altas, ya que se le estaría dando al dinero depositado un valor a futuro que no tiene y con ello la entidad perdería dinero. Precisamente la inflación negativa que sufrimos ha incentivado que el Banco Central tomase algunas de las medidas más drásticas y dicha inflación está también estancada porque el consumo no acaba de arrancar. De ese modo, el Banco Central Europeo pretende que los bancos presten más dinero para que la situación revierta y una vez lo haga, subirá el interés que tiene el euro.

La demanda a futuro

Pero no solamente los conceptos anteriores tienen que ver con los tipos de intereses bancarios que se plantean. De hecho, la demanda a futuro o las expectativas que se esperan sobre el capital también pesan a la hora del valor que se le da a la moneda y al préstamo de ésta. Con esta fórmula, cuando los consumidores confían plenamente en el mercado, y los inversores valoran positivamente el escenario, el valor del dinero suele subir. Y aunque eso no implica directamente una subida de los tipos, porque la decisión la tomará en último caso el Banco Central Europeo, sí que suele influir en las decisiones de éste.

Por lo tanto tenemos que el interés que tiene el dinero para las entidades bancarias está siempre superditado a lo que diga el Banco Central Europeo. Sin embargo, las decisiones que toma este ente dependen en gran medida de la inflación, del crecimiento económico y de las perspectivas que se tengan a futuro. Al final, parece que no era tan complejo entender por qué subían y bajaban los tipos de nuestros depósitos ¿verdad?

Imagen: Alquiler de Coches

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...