¿Por qué debes ahorrar dinero antes de invertirlo?

Si te gusta invertir dinero, no deberías hacerlo si no tienes un fondo de contigencia de al menos, 7 meses de gastos. Este fondo te permitirá no tocar tus inversiones en caso de crisis, pudiendo así vender cuando sea favorable

ahorrar dinero

Siempre se ha dicho que hay que invertir el dinero, es decir, «moverlo» para que nos genere beneficios. Eso sí, es importante ahorrar y generar un fondo de contingencia antes de hacerlo.

Vamos a ver cuáles son las claves de un buen fondo de contingencia y las razones por las cuales deberías tenerlo. Después de obtenerlo, ya puedes ir pensando en invertir, pero antes no.

Las claves de los fondos de emergencia

Los fondos de emergencia sirven para garantizar seguridad ante los imprevistos. La vida es muy dura, por lo cual, siempre pueden ocurrir gastos que no esperábamos. Si tenemos un fondo de contingencia, vamos a poder hacerlos frente y así, respirar tranquilos.

En el caso de que inviertas y no tengas un fondo de emergencia, vas a estar vendido en caso de imprevisto. Por ejemplo, si no tienes liquidez tendrás que hacer una venta y depender del precio de mercado en ese momento. Eso puede suponer tener pérdidas debido a esa venta forzosa.

Gracias al fondo de emergencia, no tendrás que tocar la inversión. De este modo, podrás comprar y vender en el mejor momento, pues tendrás lo básico cubierto.

Para tener un fondo de emergencia, debes calcular cuáles son tus gastos mensuales. Este fondo, como mínimo debe cubrir 6 meses de esos gastos, además de añadir un pequeño extra para estos gastos inesperados de 1 o 2 meses más. Por ejemplo, si gastas 1000 euros al mes, deberías tener entre 7000 y 8000 euros ahorrados.

Este gasto se debe almacenar en una cuenta corriente, pues debe estar disponible siempre. Hay algunos depósitos a plazo fijo que te pueden penalizar por sacarlo, algo que no nos interesa. Eso sí, mételo en una cuenta separada de la de tu nómina, para evitar tener tentación de tocarlo.

Para obtener este fondo, simplemente debes generar más ingresos que gastos. Una buena forma de conseguirlo es reduciendo los gastos supérfluos, como por ejemplo gasto en gasolina innecesario, suscripciones que no utilizas o comida precocinada y salidas nocturnas. Lo mejor es tener un control de los ingresos y los gastos, algo que puedes hacer gracias a las aplicaciones online.

Una vez que lo tengas, ya puedes empezar a invertir y a conseguir verdadera rentabilidad en tu día a día. Si ya has cogido el hábito de ahorrar, simplemente usa el dinero que antes ahorrabas para invertirlo y no te costará nada. Eso sí, si has tenido que tocar el fondo de emergencias por algún imprevisto, trata de reponerlo lo antes posible.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 2
Loading ... Loading ...