Cómo saber si gastas mucho o si ganas poco y qué hacer

Una de las mayores dudas de la gente es sobre si está gastando mucho dinero al mes o si está gastando poco. La mejor forma de comprobarlo es analizar tu estilo de vida y ver lo que son gastos necesarios y lo que son caprichos

gastas mucho o ganas poco

Solamente hay una forma de ahorrar, y es que los ingresos superen a los gastos que hacemos. Esto suena fácil, pero realmente no lo es tanto, ya que muchas veces no sabemos si tenemos que recortar gastos o aumentar ingresos

Vamos a ver cómo podemos saber si gastamos mucho o si ganamos poco y en cualquier caso, cómo podemos ajustar nuestro presupuesto para conseguir ahorrar. 

¿Ganamos poco o gastamos mucho?

La mejor forma de saber si estamos ganando mucho o gastando poco es analizar nuestro estilo de vida y nuestros gastos. Haz una lista del dinero que has gastado este mes, algo que puedes hacer fácilmente usando la banca online y algunas aplicaciones para el móvil. 

Una vez que tengas hecha la lista, debes analizar en qué estás gastando el dinero. Lo mejor es dividirlos en dos tipos de gasto, poniendo los caprichos por un lado, y las necesidades por el otro. 

Si hay más gastos en el lado de las necesidades y ya tienes una vida austera, es posible que tu problema sea que estás ganando poco. En cambio, si hay más gastos en el lado de los caprichos, es que estás viviendo por encima de tus posibilidades y estás gastando demasiado.

Si eres de los que gastas mucho, la solución es muy sencilla. Simplemente prescinde de algunos caprichos y haz el esfuerzo por ahorrar dinero. Hay muchas cosas en las que se puede ahorrar y reducir gastos, como por ejemplo el gasto en copas, viajes o cenas. Eso sí, tampoco es cuestión de amargarse, por lo cual, no elimines los gastos que sean muy importantes para tí y elimina solamente los gastos hormiga que haces sin darte cuenta. 

En el caso de que tengas que aumentar ingresos, la cosa cambia. En estos tiempos que corren es difícil conseguir un aumento de sueldo o un nuevo empleo mejor pagado, así que una buena solución es hacer pequeños trabajos de medio tiempo para ganar un extra. Por ejemplo, puedes ser camarero en fiestas o dar clases particulares para sacar algo más.

Eso sí, tanto si gastas mucho como si ganas poco, te deberías replantear tu lugar de residencia. En algunas ocasiones, los gastos fijos como el alquiler de la casa se comen la mayoría del salario. Si ese es tu caso, lo mejor es trasladarte a algún lugar más económico, ya sea dentro de tu ciudad yendo a un sitio más barato o cambiándote a una ciudad más barata (siempre que tengas trabajo). Otra opción plantearte la opción de compartir piso, aunque eso es más difícil a partir de ciertas edades.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...