¿Buscas invertir? 3 ideas a tener en cuenta para este año

No es fácil conseguir la máxima rentabilidad con el menor riesgo. De hecho, puede parecer un tema muy complicado. Hoy te damos algunas ideas con las que intentar simplificarlo.

inversiones rentables

Invertir parece ser una de esas palabras que se han puesto de moda. En realidad, no se trata de una cuestión de tendencia, sino de la necesidad que tienen muchas personas de rentabilizar sus ahorros. Ocurre en este momento porque el mercado está mostrando un cambio relevante: está subiendo la inflación pero no los tipos de interés. ¿Y esto qué quiere decir? Pues básicamente que los depósitos han dejado de ser rentables, salvo en el caso de los llamados depósitos estructurados que ya hemos analizado en A Fin de Mes. Por eso tantas ganas de invertir.

Sin embargo, como ya te hemos advertido en varias ocasiones en nuestro blog, no resulta nada recomendable lanzarse a la piscina de las inversiones sin saber bien cómo funcionan. De hecho, para invertir en Bolsa, o en otro tipo de productos en los que el riesgo es alto (ya sabes que los bancos deben avisar con un número, del 1 al 5, del riesgo de los servicios), es importante formarse de manera adecuada. Existen un montón de recursos en Internet para ello, así como libros específicamente pensados para personas que parten de cero, o de conocimientos muy básicos.

Ideas de inversión para 2017

Las inversiones en 2017 no han cambiado sustancialmente con respecto al año pasado. Quizás el aumento de la inflación sí que propicie que algunos se arriesguen más para intentar mejorar los beneficios que obtienen. Por lo demás, seguimos en una senda bastante incierta por todos los acontencimientos políticos actuales. De hecho, la crisis de refugiados, los referendums perdidos y la llegada de Trump prometen dar mucha guerra en los mercados. En todo caso, si eres de los que piensan que el que no arriesga no gana, aquí vienen algunas ideas para poder mejorar la rentabilidad de tu capital:

  1. EFT: son los fondos cotizados. Su funcionamiento es muy similar al de las acciones, aunque la diferencia radica en que se pueden vender en cualquier momento de la jornada, sin tener que esperar para liquidar las ganancias. Al mismo tiempo, existen diferentes productos adaptados al perfil del inversor. Pueden invertir en la renta variable, o en la renta fija al tiempo que se fijan a partir de un determinado índice. Son una buena idea si conoces bien cómo están invirtiendo tu dinero y siempre y cuando entiendas los riesgos que estás corriendo con ellos.
  2. Invertir en renta europea: uno de los índices que más se ha visto afectado en los últimos tiempos está relacionado con las grandes empresas de Europa. Sin embargo, pese a los vuelcos que dieron en este mercado acontecimientos como la victoria del actual presidente de los EEUU, o la salida de Inglaterra de la Unión Europea, sigue manteniendo un buen perfil si se plantea una inversión a largo plazo. Eurostoxx 50 es el índice de referencia en este sentido, aunque existen otros particulares de cada país del continente que pueden ser más recomendables según tu perfil y el riesgo que estés dispuesto a asumir.
  3. La tecnología: invertir en el mundo digital es arriesgado, pero puede generar grandes beneficios. Aunque el truco aquí está en conocer muy bien el mercado, analizando el pasado para saber cómo se comportan las compañías y evitar ventas poco recomendadas por bajadas habituales, o al revés. Para los que menos conocen el sector, lo más recomendable es apostar por algún producto o recomendación que sea capaz de detectar a aquellas empresas que tienen mucho potencial alcista y que actualmente están infravaloradas. Hay muchos brokers que ofrecen sus conocimientos a través de la red y que pueden ayudarte a encontrar las empresas adecuadas en las que invertir tu dinero.

Aunque muchos de los que nos leéis a diario estáis aburridos de que siempre que hablo de inversión lo repita, creo que es mi responsabilidad hacerlo. Lo cierto es que todos estos productos pueden ser una gran fuente de rentabilidad, pero todos ellos implican un alto riesgo. Vender en el momento no adecuado puede generar muchas pérdidas. Además, hay que prestar atención también a dónde se contratan. Muchas empresas se camuflan para ofrecer complejos productos a los que llaman de forma similar a los que hemos detallado hoy y resultan ser un verdadero problema para un usuario que no entiende nada de finanzas. ¿Mi mejor recomendación? Prueba a empezar por lo básico y vete avanzando a medida que adquieras más conocimientos. Y, sobre todo, presta mucha atención a las comisiones.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...