5 palabras que influyen en el miedo que tienes a invertir

Si invertir te da miedo, puede que sean algunos términos que no conoces los que te asusten. Hoy desde A Fin de Mes te ayudamos a entenderlos para superarlo.

Businessman and watering pot  (path in side)

Invertir dinero es algo que muchos hacen hoy en día pese a las dificultades que está viviendo el mercado. Sin embargo, muchos otros consumidores se han quedado anclados en productos del pasado, como por ejemplo los depósitos a plazo fijo que en la actualidad apenas ofrecen rendimiento. Está claro que para poder invertir, hay que disponer de capital. Pero, además de eso, hay que conocer el sistema para dar con los productos más adecuados y, sobre todo, perderle el miedo a las inversiones.

El miedo a las inversiones es lo que bloquea a muchas personas que sí disponen de un capital para dedicar a ellas y que no son capaces de obtener el rendimiento adecuado por falta de conocimiento. En A Fin de Mes no es la primera vez que hablamos de términos económicos para acercarlos a la realidad de las personas. Tampoco lo es en lo que tiene que ver con recursos para aprender economía. Pero, pese a toda esa información, sabemos que hay quién aún se resiste porque no encuentra respuesta a los interrogantes más sencillos. Hoy vamos a intentar superarlo mostrándote qué significan algunas de las palabras más utilizadas en el mundo de las inversiones.

¡Pierde el miedo a invertir con este vocabulario!

  1. Rating: es probablemente una de las palabrejas que parecen más complejas a alguien que se estrena en el mundo financiero y de las inversiones. Sabes que está en inglés, pero no entiendes muy bien a qué se refieren con ese revoltijo de letras. Lo cierto es que un rating no implica nada más que una nota. ¡Sí, como las del colegio! Bueno, más bien es una nota que se les da a las grandes empresas y a los propios países. Es una calificación de la deuda, en la que sacar una mejor nota implica ser más seguro. Y el revoltijo de letras se explica porque como las agencias que puntúan son americanas, utilizan su sistema propio. A es mejor que B, y AAA es mejor que A. ¿Has visto qué fácil?
  2. Valores: otro de los términos con el que puedes hacerte un lío. El valor es el coste de algo, pero en el lenguaje financiero un valor es algo con lo que se puede negociar. Es decir, se trata de productos cuyo precio varía en dicho mercado. Un buen ejemplo de valores son las acciones de la bolsa, que puedes comprar hoy a un precio y vender mañana a otro completamente distinto.
  3. Mercado secundario: en esto de las finanzas los términos cambian con respecto al lenguaje cotidiano. De hecho, si pensabas que el mercado secundario es peor que el primario estabas cometiendo un gran error. El mercado primario es aquel en el que emiten por primera vez los títulos con los que se va a negociar. El mercado secundario es aquel en el que se negocia con esos títulos. Es decir, no hay nada de malo en que un determinado producto invierta aquí. De hecho, es lo más lógico.
  4. Liquidez: es otro de los términos que pueden resultar complicados por la diferencia que existe con el lenguaje de la calle. Cuando se habla de liquidez en finanzas se hace referencia a una inversión capaz de generar la mayor cantidad de dinero posible, en el menor tiempo y minimizando riesgos. Es decir, si algo tiene liquidez es positivo, pero no implica que tengas el efectivo en mano para ello.
  5. Fondos de inversión: me he dejado para el final la palabra más importante en los tiempos que corren. Ahora que los depósitos a plazo fijo no rentan, son muchos los que están pensando en pasarse a un fondo de inversión. Pero, ¿qué son? Son un producto en el que un usuario invierte su dinero con un riesgo medido. Ese dinero se lo dará a una entidad que lo gestionará bajo un perfil inversor para sacarle la máxima rentabilidad. Es decir, van a jugar con él personas que están habituadas a hacerlo ofreciéndote una simulación de cuánto podrías sacar según el comportamiento del mercado. ¿Pueden equivocarse? Desde luego, pero recuerda que se juegan también su prestigio y que sean muchos los clientes que confíen o no en ellos.

Está claro que los términos que hemos definido hoy son solo algunos de los muchos de los que te encuentras en el mundo financiero. Está claro que es un buen punto por el que comenzar, pero para atreverte con productos complejos necesitas mucha más información. En este caso, creo que recomendarte uno de los artículos ya publicados con anterioridad en A Fin de Mes puede ayudarte con ello. Me refiero a aquel en el que hacíamos una recopilación de libros de economía que podías consultar online. Aprender es la clave para invertir mejor, y el aprendizaje, hoy en día, puedes encontrarlo en la red y sin coste.

Foto: © Kris

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...