Ideas para ahorrar dinero en las tarjetas de débito y crédito

Las tarjetas de débito y de crédito pueden suponer una forma de pago sencilla, pero en realidad, a veces nos suponen un gasto innecesario. Hoy hablamos de cómo ahorrar en ellas.

tarjetas credito

Hoy volvemos a hablar de nuevo de temas cotidianos de economía doméstica en otro de nuestros artículos con consejos para lograr mejorar nuestra situación financiera. En este caso te damos algunas ideas para ahorrar dinero en las tarjetas de débito y de crédito, porque aunque pueden resultar realmente cómodas, lo cierto es que a veces los gastos que conllevan se nos escapan de las manos y hacen que no compensen en cuanto a su uso. Así que si eres de los que utiliza de forma habitual el dinero de plástico, hoy te damos algunas ideas para ahorrar dinero en las tarjetas de débito y de crédito.

Cómo ahorrar dinero en las tarjetas de débito y crédito

  • Busca entidades o tarjetas que no tengan cuota de mantenimiento. No solamente de forma promocional como ocurre en algunos casos, sino de forma permanente. 
  • En el caso de las tarjetas de crédito, elige la que te ofrezca unos tipos de interés más bajos, y la que además te permita tener flexibilidad de pago para conseguir precisamente poder adaptarte según el mes y según el dinero que tengas disponible.
  • Apuesta por las promociones y descuentos que se ofrecen en tus tarjetas habituales. Pregunta o consulta las webs de tu banco para saber cuáles están vigentes y no dudes en utilizarla. Suponen un ahorro extra que siempre viene bien tener a mano.
  • Amortiza los préstamos en tiempo. Hacer que las deudas se acumulen solo supone pagar más. Así que dentro de tus posibilidades, procura amortizar en plazo los que ya tienes, y evita endeudarte en exceso en el futuro.
  • Aprovéchate de los adelantos de dinero que ofrecen algunas tarjetas en el mercado y que no suponen ningún gasto para ti en los casos en los que requieras liquidez puntual.
  • No abuses de cantidad de tarjetas. Al final tendrás cientos y no sabrás cuál era la mejor. Es preferible hacer un análisis exhaustivo al principio, y luego quedarse con dos o tres plásticos diferentes que cumplan las condiciones anteriores.
  • Cuidado con los límites impuestos para la retirada en el caso de tarjetas de débito. En algunos casos impiden disponer totalmente del dinero, y eso hace que se te puedan descolocar algunos planes.
  • Las tarjetas prepago solo para cosas muy puntuales. Al final ofrecen lo mismo que las tarjetas de débito, y terminan convirtiéndose en grandes generadoras de comisiones y cargos por poder introducir saldo en ellas. Una vez te quedas sin éste, sino tienes cómo recargarlo, será una tarjeta inútil.

Imagen: Lablascovegmenu

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...