Razones por las que tener una casa propia te hace perder dinero

Tener una casa propia no siempre te hará ahorrar, pues tendrás que pagar gastos comunitarios, impuestos municipales y posibles derramas. Asimismo, estarás atado a un sitio casi de por vida

Gastos casa propia

Siempre hemos pensado que debemos comprar una casa propia. Pensamos que alquilar es tirar el dinero y que tener algo nuestro es un activo y una inversión. Lo cierto es que tiene cierta lógica, pues además de ahorrarnos el alquiler cuando la terminemos de pagar, siempre se puede alquilar o vender por más dinero si el mercado lo permite.

Eso sí, muchas veces tener una casa propia nos puede hacer perder dinero a largo plazo. La casa tiene asociada una serie de gastos que no tiene un alquilado y que no se suelen tener en cuenta. Hoy vamos a conocer cuáles son.

Gastos que produce una casa propia

En primer lugar, el primer gasto que produce una casa propia es la hipoteca. Aunque el alquiler también cueste dinero, siempre se puede dejar en cualquier momento o buscar uno más barato. En el caso de una hipoteca, estarás pagando muchos intereses durante muchos años, siendo el mayor gasto. Además, se quedarán con la casa si dejas de pagar, algo que te puede atar a algún lugar.

El problema de estar atado a una hipoteca es que te impide cambiar de ciudad. Si te sale el trabajo de tus sueños en otro lugar, tendrás que pagar un alquiler además de seguir pagando tu hipoteca. Eso hará que al final te cueste más llegar a fin de mes.

Además, la casa tiene otros gastos aunque esté pagada. Por ejemplo, los propietarios pagan la cuota de la comunidad, el Impuesto de Bienes Inmuebles o IBI, seguros del hogar y otras posibles tasas municipales. Asimismo, pueden venir otros gastos imprevistos como derramas comunitarias o desperfectos del hogar.

En cambio, un alquilado no paga comunidad, no paga IBI, está libre de derramas y el propietario se hará cargo de la mayoría de desperfectos y seguros de la casa.

Tener segundas residencias también puede suponer un pasivo que te quita dinero del bolsillo. En el caso de que no esté alquilada, tendrás que seguir pagando la comunidad, el IBI y los gastos fijos de suministros como la luz o el gas. De este modo, tener una casa en propiedad te puede estar quitando dinero aunque no vivas.

Eso sí, una casa propia no siempre te quita dinero. Si estás seguro que no te vas a mover de un sitio y la hipoteca+gastos es más baja que el alquiler, puede ser una buena idea comprar una casa. Asimismo, si vives en una zona con buenos inquilinos, con solvencia y que no rompan nada, alquilar puede ser un buen negocio.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...