¿Qué es un aval hipotecario y cómo funciona?

Conoce en qué cosiste un aval hipotecario de qué manera se comporta esta figura.

¿En qué consiste un aval hipotecario?

Cuando se habla de un contrato en donde una persona atestigua que se cumplirá la o las obligaciones de otra persona, se trata de un aval.

Para el Banco de España, el aval significa que un individuo asumirá el pago de una deuda que es de otra persona y esta no cumpla con el pago.

¿Cómo trabaja un aval?

En el momento en que se solicita una hipoteca para poder costear la adquisición de una vivienda, como el monto del dinero que se demanda es muy grande, el banco puede reclamar que se le presente una lista de garantías agregadas al cliente; si el mismo no posee un estatus económico con las características requeridas para la concesión del préstamo.

De esta manera aparece la representación del avalista hipotecario como el individuo que da repuesta con sus bienes a la deuda si llegara el caso de no pagarse las cuotas.

En el caso de que el cliente no cancele las cotizaciones hipotecarias, el banco puede demandar que la deuda sea saldada por el aval, que responderá no solo con su nómina sino también con todo su patrimonio en el presente y en el futuro.

Anteriormente, la entidad bancaria tendría que haber verificado que el hipotecado no posee la capacidad ni el patrimonio para poder saldar la hipoteca.

Desde ese momento, el avalista tiene el compromiso de amortizar las cuotas pendientes y de incumplirse un pago, el banco tiene el derecho de embargarle su sueldo y/o sus bienes.

Requisitos necesarios para ser un avalista

Si está dentro de tus planes ser un avalista tienes que tener en cuenta que entre las exigencias que debes cumplir se acentúa tener solvencia económica e ingresos para poder costear las cotizaciones hipotecarias de ser necesario.

Otro punto a consideración es que no puedes tener deudas, ni surgir en los archivos de solvencia patrimonial, además de poseer un patrimonio que pueda valer de garantía a la entidad bancaria para otorgar el préstamo al titulado de la hipoteca.

El avalista queda atado al deudor durante toda la existencia de la hipoteca. Por eso se recomienda tomar ciertas cautelas para evitar perder los bienes en caso no pagarse la deuda.

Una recomendación para evitar esos casos es limitar la responsabilidad a unos bienes precisos del avalista o restringir el aval en el tiempo. Aunque para que la garantía sea parcial, por un valor superior y un tiempo definitivo, tiene que estar explícitamente contenido en el documento hipotecario.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...