¿Por qué están bajando las hipotecas?

Las hipotecas están volviendo a los tiempos en los que su precio es realmente económico. Analizamos el por qué y te contamos si te compensa contratar ahora una de ellas.

hipoteca

Las hipotecas que se ofrecen actualmente en el mercado no han llegado aún a los niveles previos a la crisis, pero es cierto que se han abaratado considerablemente. Teniendo en cuenta que los españoles hemos aprendido la lección con el desbarajuste que se produjo en los bancos y con los muchos productos fraudulentos que comercializaron, muchos de los consumidores no entienden bien por qué se produce ahora este cambio de tendencia y dudan de que sea un buen momento para aprovecharlo. Se teme que haya trampa detrás. En ese sentido, hoy queremos explicarte las razones de la caída del precio de las hipotecas, y ayudarte a entender si es buen momento para acogerte a una y de qué tipo.

En realidad, el precio que los bancos ofrecen por las hipotecas tiene mucho que ver con factores como el precio del dinero, la inflación, y también las resoluciones judiciales que les han colocado en su sitio cuando echaron para atrás la mayor parte de los contratos que incluían cláusulas suelo. De hecho, todavía hay varios casos en los juzgados y ya se ha reclamado desde distintas instancias que se devuelva todo el dinero que se ha cobrado de más a los clientes, incluso si estos no demandan.

Factores que explican la caída de precio de las hipotecas

  1. El interés del dinero: el comportamiento económico de Europa no va todo lo bien que debería. En ese sentido nos encontramos con que el Banco Central europeo mantiene los tipos a su mínimo histórico. Eso significa que cuando los bancos le piden prestado dinero, apenas pagan un 0,25% por éste y, por lo tanto, les interesa ponerlo en circulación para sacarle el máximo beneficio.
  2. La inflación: llevamos una temporada en la que el precio de los bienes no sube, y por lo tanto, el dinero vale lo mismo en el mercado. Eso hace que sea complejo mantener unos índices elevados en las hipotecas porque, además, los salarios se encuentran estancados. Aunque el verdadero factor que influye en el coste de las hipotecas para los bancos es el anterior, éste influye a la hora de venderlas.
  3. La competencia entre bancos y la mala praxis del pasado: si te fijas, todas las entidades que han estado en escándalos relacionados con el rescate, o con la venta de productos que no se pueden precisamente considerar positivos para el consumidor han intentado dar una vuelta de hoja a su modelo. Algunas se han esforzado en mostrar su nueva imagen en la publicidad, otras han aplicado mejoras en sus productos que sus clientes han valorado y, en otros casos, se han lanzado programas con cero comisiones que han conseguido mantener contentos a todos los usuarios. Las ofertas de hipotecas también son una fórmula para lograr este objetivo.

¿Me compensa una de estas nuevas hipotecas baratas?

La realidad es que la oferta del mercado actual de las hipotecas es realmente suculenta. Sin embargo, por muy suculenta que sea hay que analizar siempre muy bien las condiciones para evitar tener que caer en malos entendidos que luego nos puedan pasar una gran factura. La mayor parte de las hipotecas baratas que se están comercializando son del tipo variable. Eso quiere decir que mientras se mantenga el euríbor bajo mínimos, sí que conseguiremos mucha rentabilidad con ellas. Sin embargo, en cuanto el índice vuelva a subir -cosa que hará porque la vida útil de una hipoteca suele ser superior a los años en los que se mantendrá en estos valores- puedes encontrarte con que aquella decisión no fue la más acertada.

Todo es una cuestión de echar cuentas y analizar los productos que se ofrecen. Actualmente también hay opciones mixtas en las que se combinan tipos fijos durante un período y luego se pasa al variable o se congela el interés durante un determinado tiempo. Eso sí, ten en cuenta que más de un experto asegura ya que por el comportamiento futuro del mercado no sería ninguna locura empezar a plantearse las hipotecas de tipo fijo, aunque actualmente sean mucho más costosas que aquellas que se venden como las low cost. Lo barato no siempre sale a cuenta, y en el caso de las hipotecas no iba a marcarse la excepción a la norma. Lo mejor en tu caso es que analices con cautela los productos que pueden interesarte y que, con cálculos de previsión futura veas hasta qué punto te compensa el riesgo de hacerte ahora con un producto realmente económico.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...