Métodos para acabar con tus deudas

Las deudas pueden ser muy tóxicas y acabar con tu liquidez. Eso sí, hay trucos para salir de ellas, como por ejemplo buscarte un segundo trabajo, ahorrar dinero en la vivienda o renegociar una unificación o ampliación de los plazos para poder tener una cuota mucho más pequeña

acabar con las deudas

En estos tiempos que corren, los españoles están llenos de deudas. La facilidad para obtener préstamos, la mala educación financiera y la precaria situación económica ha terminado provocando que muchos estén asfixiados. Lo peor es que el endeudamiento se debe pagar, algo que acaba con el sueldo disponible e impide totalmente el ahorro. Es más, a veces incluso puede provocar la aparición de más deuda, ya que no se pueden hacer frente a los plazos.

Por suerte, hay métodos para salir de las deudas, los cuales pueden hacer que tengas una situación económica mucho más desahogada y puedas volver a llegar a fin de mes.

Trucos para salir de las deudas

Lo primero que debemos ver es nuestra situación económica actual, es decir, nuestro salario y nuestras condiciones. Si estamos afixiados y no podemos pagar, tendremos que reducir los gastos, algo que se puede hacer con fórmulas como poner topes de gastos, evitar gastos hormiga o trasladarte a un lugar más económico si lo puedes hacer.

Generalmente, la vivienda es lo que más gasto se puede llevar a fin de mes. En el caso de que no puedas reducir ese gasto, siempre puedes apostar por otras fórmulas, como por ejemplo compartir piso.

Una vez que logres bajar tus gastos, empezarás a pagar los plazos. Eso sí, se puede ir más allá y conseguir ahorros, los cuales te servirán para amortizar los préstamos, haciendo que te quede más dinero disponible a fin de mes. Eso sí, amortizar tiene un coste, así que deberías hacer números y compararlo con el interés que tengas que pagar.

Si no puedes reducir el gasto, no te preocupes, ya que aún te quedan opciones. Por ejemplo, puedes conseguir un trabajo extra para los fines de semana o tratar de conseguir un empleo mejor remunerado. Aunque sea duro, piensa que es una situación temporal, ya que un par de meses te pueden ayudar a pagar las deudas.

Otra opción muy popular es la reunificación de deudas o las renegociaciones de hipotecas. Si te quedan pocos años de hipoteca, puedes negociar con el banco el aumento del número de años, pagando menos cuota. Aunque a largo plazo pagues más dinero por los intereses, conseguirás una cuota menor y más fácil de pagar. Lo mismo ocurre con la unificación de deudas, unificando en un sólo préstamo a largo plazo todos los compromisos financieros a corto.

Finalmente, si no tienes ninguna opción de las descritas, tendrás que vender tus bienes para poder hacerlo. En el caso de las deudas pequeñas, podrás vender objetos como televisores u ordenadores para hacer frente a los pagos. En el caso de deudas enormes como las hipotecas, convendría vender el piso para liquidar la deuda e irse a un lugar más económico. Por ejemplo, si vendes un chalet de medio millón de euros y debes 300.000 euros, todavía te quedan 200.000 euros para comprar otra vivienda.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...