Definición de la carencia de capital

La carencia de capital es el periodo donde solo se pagan los intereses del préstamo sin amortizar cuotas del capital. Te contamos más detalles sobre este tema a continuación.

Concepto de carencia de capitalLa carencia es una etapa que muchas personas con créditos, préstamos o hipotecas atraviesan mientras pagan la deuda. Es una medida que puede solicitar el deudor o la entidad bancaria.

Su objetivo principal es reestructurar la deuda con la finalidad de facilitar el pago del dinero adeudado.

Sobre algunos conceptos

Antes de hablar sobre la carencia de capital es preciso dilucidar dos conceptos que componen la cuota de devolución del préstamo: el capital y los intereses. Veamos:

  • Capital: es la cuota que devuelves de la cantidad principal que te prestó el banco.
  • Intereses: representa la cuota de ganancia del banco. Por lo tanto, no está relacionado al pago del monto principal.

Carencia de capital

Teniendo claros los conceptos anteriores, pasamos a dilucidar el significado de la carencia de capital. Éste es el periodo donde solo se pagan los intereses del préstamo sin amortizar cuotas del capital.

La ventaja principal de esta estrategia es que la cuota hipotecaria se verá notablemente reducida durante tiempo que se pacte con la entidad financiera. Esto sucede porque durante ese tiempo no se amortiza el capital pendiente.

Ante estas características, no podemos hablar de carencia total, ya que en esta figura no se amortiza ningún tipo de cuotas ni las del capital, ni la de los intereses.

¿Cuándo solicitar la carencia?

Durante el periodo de pago se pueden llegar a producir diferentes inconvenientes. Es preciso solicitar un periodo de carencia ante el banco cuando se produzca alguna dificultad para amortizar las cuotas de intereses o capital.

De esta manera y gracias a que la extensión de la carencia puede durar muchos años, las cuotas rebajan y se facilita el pago de la hipoteca. Además, evitarías los impagos.

Sin embargo, debes tener en cuenta que la hipoteca aumentará durante este periodo debido a que se siguen generando intereses por el capital no amortizado.

¿Cómo solicitar una carencia?

En muchos casos la carencia se logra mediante una negociación con entidad bancaria. Hay hipotecas que ya recogen en sus letras pequeñas la posibilidad de solicitarla, por lo que solo tendrás que valerte de este beneficio.

Si no es así, es necesario negociar con el banco las condiciones del periodo de carencia. Luego de su aprobación, es necesario hacer una novación hipotecaria para que se produzca la modificación de todas las condiciones del préstamo.

Cuando culmina el periodo de carencia, comienza el de amortización. En ese punto empezarán a pagar nuevamente la cuota formada por los intereses más el capital.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...