¿Cómo funciona la propiedad compartida de una vivienda?

Si te interesan las propiedades compartidas, debes saber de qué manera funciona esta modalidad.

Así funciona las propiedades compartidas

La propiedad compartida se está convirtiendo en una tendencia en varios países de Europa, sobre todo para aquellos jóvenes que buscan tener acceso a su primera propiedad. En algunos casos, los altos costos de los inmuebles terminan siendo un problema para aquellos que desean independizarse.

En el caso europeo, este tipo de adquisición de viviendas se distingue por ser una opción más económica y flexible para las personas, ya que evitará que el futuro comprador se  endeude excesivamente. De acuerdo a este método de compra la propiedad se puede adquirir de forma progresiva.

En el Reino Unido, por ejemplo, existen un total de 170 mil propiedades bajo el formato de vivienda compartida. De hecho, en España se estableció en el año 2015 un código civil que avala la adquisición de bienes inmuebles con ese procedimiento.

Más sobre la propiedad compartida

La adquisición de una vivienda compartida se ejecuta con el pago de una cuota inicial por parte del beneficiario. Esta cuota representará la cancelación de un porcentaje del costo total de la propiedad. Es decir, si una persona adquiere el 20%, se supone, que el 80% estará pendiente por pagar de parte del negociante. Las cuotas restantes podrán cancelarse en distintos pagos según lo acordado.

Este tipo de pagos tienen similitud a los que realizan por el pago de renta, pero en este caso el comprador irá reduciendo su deuda al tiempo que incrementa su porcentaje de propiedad sobre la casa. El tiempo máximo para la cancelación total del endeudamiento no puede exceder los 30 años, a menos que los involucrados hayan acordado otro lapso distinto para el finiquito. Asimismo, los pagos deberán efectuarse con un mínimo del 10% sobre el costo de la deuda actual.

Las ventajas de esta forma de adquisición

Desde un principio, al momento de realizar el pago inicial, el comprador será propietario de la vivienda, mediante la firma del contrato de compromiso de cancelación. El beneficiario podrá hacer uso completo de la propiedad, incluso, con solo pagar el importe inicial.  Asimismo, el nuevo propietario asumirá todo los gastos fiscales o por servicios públicos que están adscritos a la vivienda en cuestión.

También hay que aclarar que existen diferencias entre la propiedad compartida y el alquiler con opción a compra. En el primer escenario, el adjudicatario podrá hacer remodelaciones al inmueble si así lo considerara necesario. Situación muy distinta ocurre en caso de que la vivienda fuese alquilada. Otra diferencia es que en el caso del alquiler con posibilidad de compra, la persona solo será propietario cuando cancele el valor total del inmueble.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...