Excusas de las aseguradoras para no pagarte lo que deberían

Debes estar atento en ciertas circunstancias con las aseguradoras, pues usan los siguientes trucos para no pagarte.

accident-3589048_1280

En algunas compañías de seguros se anima al cambio de táctica y patrón de negocio para aumentar beneficios en perjurio del consumidor.  “Eso no lo cubre”, posiblemente muchas personas han escuchado esta frase cuando necesitan de su seguro.

Una batalla que luchan cientos de asegurados al pensar que pueden contar con algo que les corresponde.

Puede que sea común escuchar conversaciones referidas a los intentos de fraude por parte de clientes a las compañías aseguradoras, aunque ciertamente estas artimañas también funcionan en sentido contrario.

Algunos expertos apuntan que el cambio de modelo de estas aseguradoras para aumentar beneficios forja que se empleen métodos “cuestionables” en su relación con el asegurado, como dificultar o evitar los procesos, entre otras maniobras que explicaremos a continuación.

Crear dificultad en los procesos para minimizar la indemnización

Unas maniobras muy conocidas son crear mayor dificultad en los procesos o aumentar el tiempo de espera entre cada uno de ellos.

Las aseguradoras tienen una muy buena cantidad de empleados, a los cuales se les entrena y se les exige que su objetivo sea llevar a los clientes por una infinita cantidad de procesos que al final no le den solución alguna.

Esto hace que el usuario se desgaste y renuncie a su reclamo, agotado, o que finalice en un beneficioso acuerdo para la empresa.

Hay que tener en cuenta la cantidad de accidentes o siniestros que se pueden negociar en una compañía de seguros. Esto nos dará una cantidad aproximada del dinero que se ahorra con esta maniobra.

Un “no” por respuestas y las coberturas exceptuadas

Puedes creer que tu comunidad, un siniestro, tu hogar o tu carro están respaldados por una póliza, pero es mejor que observes con detalle la cantidad de situaciones que, en realidad, hacen ver que el seguro apenas sirve.

  • Póliza de comunidad: “Esta póliza no cubre la gotera, debido a que la lluvia de ese respectivo día no superó los X metros cúbicos por hora o ese goteo es a causa de falta de mantenimiento o debido a un error de cuando se construyó. En ninguno de esos casos está cubierto”.
  • Póliza de hogar: “Este hecho no está cubierto, ya que la gotera que informa se originó a consecuencia de la falta de mantenimiento del desagüe del baño”.
  • Póliza de asistencia: “La asistencia no está cubierto, a causa de que tu no tirando de tu carro a más de 30 kilómetros de su domicilio”.
  • Seguro de viajes: “Ese suceso de repatriación no lo cubre el seguro, debido a que ocurrió en las Bahamas en una práctica de submarinismo, hecho que está fuera de la póliza”.

La deserción del nexo causal

Una táctica muy utilizada por las compañías aseguradoras es argumentar a que no existe una causa y un efecto en el suceso. Es decir, que las consecuencias no coinciden con el cómo sucedió el hecho en cuestión.

Si tienes un caso de lesión, se demostrará que no se relaciona correctamente con el accidente.

Con respecto a las coberturas de fallecimiento, hay casos en que las compañías aseguradoras intentan no indemnizar el tomador, analizando todo su historial con el fin de comprobar que el deceso se produjo debido a una enfermedad previa a la contratación.

Con esto se intenta resaltar que el fallecimiento ocurrió debido una dolencia o enfermedad antes de contratar a la empresa aseguradora.

Proceso lento

En los casos de siniestros, es mejor no tardar. Siendo así, la rapidez es tu mejor arma y esencial. Las excusas son comunes para demorar los trámites y no cubrir los daños.

Para evitar esto, es mejor informar lo antes posibles del siniestro a la compañía, ya que si pasa el tiempo que estipula el contrato (y algunos son muy cortos) no podrás gozar de tu beneficio.

Si la aseguradora complica para finiquitar el importe de la liquidación o para ejecutar el inicio, es una buena opción pedir consejo a un profesional, siendo esto clave para obtener el cobro máximo en el mejor tiempo posible.

Un arma poderosa es el contrato

Estos suelen una armadura para las compañías de seguro. Es por eso que en muchas ocasiones están redactados en términos que solo las aseguradoras logran comprender.

Te recomendamos leerlos a detalle, si no quieres tener la sorpresa de encontrarte en un futuro con que no cubre ciertas cosas, gracias a las pequeñas letras o los condicionamientos generales y  particulares. Hacer esto te ahorrará disgustos y dinero en situaciones difíciles.

Esto se complica debido a que los contratos son extremadamente largos, y en el momento de presentarlos poco se informa sobre los detalles más importantes.

Es común que los interesados en asegurarse huyan de esos contratos de 60 hojas y escojan unos más concisos. Sin embargo, al momento de firmarlos igual les hacen llegar alrededor de 60 hojas, y con la intención de que las firme sin leerlas todas detalladamente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...