Estos son los errores típicos de los emprendedores

Los emprendedores cometen algunos errores graves, los cuales hacen que terminen cerrando el negocio antes de tiempo. Los errores son muy diversos, pues van desde no investigar el mercado a fondo, hasta sobrestimar su propia capacidad, entre otros

errores típicos emprendedores

Hay muchas personas que optan por el difícil camino de ser emprendedor. Optan por montar un negocio, convencidos de que les va a ir bien, pero eso no siempre ocurre. 

Esto suele ocurrir porque hay errores típicos que comete la gente, errores que pueden convertir un buen proyecto en una ruina. Por suerte, podrás evitar estos fallos si los conoces bien. 

Los errores típicos del autónomo

El primer error del emprendedor es no emprender. Parece algo irónico, pero es así, ya que hay muchas personas con grandes ideas en la cabeza que no terminan de empezar. Al final, acaban paralizados de tanto analizar los y pros y contras y nunca toman acción, por lo cual, su negocio ni siquiera llega a funcionar. 

El segundo error es justamente el contrario, es decir, la falta de autocrítica. Muchas personas se lanzan a emprender y lo hacen a ciegas, con demasiado optimismo. Un error muy común es pensar que van a ganar más dinero de lo que luego ganan, además de pensar que van a gastar menos. Todo esto hace que las cuentas no terminan de cuadrar, así que en vez de no tener autocrítica, deberías pensar en hacer unos números realistas.  

Otro error muy común es no hacer estudios de mercado, tanto del cliente, como de la competencia. Debes conocer a tu cliente potencial y no presuponer que son como tú quieres que sean, ya que podrías llevarte una gran sorpresa. Lo mismo ocurre con la competencia, pues es común pensar que somos los mejores en lo que hacemos e ignorar a los rivales, cuando realmente podemos aprender mucho de ellos. 

Aunque cueste mucho, el autónomo tiene que delegar tareas, ya que no puede hacerlo todo él sólo. Muchas veces el empresario es contable, comercial, teleoperador y administrativo, al mismo tiempo que hace su trabajo. Eso hace que se pierda una gran cantidad de tiempo considerable en lo que realmente importa. Por ello, es importante delegar tareas, aunque debes tratar de buscar a los mejores trabajadores y socios para ello. 

Además, tener colaboradores buenos te puede servir para llevar mejor el negocio cuando crece. Hay veces que el negocio crece muy rápido, algo que es bueno, pero que puede destruir la empresa si no eres capaz de atender la demanda y sus nuevas responsabilidades. 

Finalmente, aunque todo vaya bien, nunca debes relajarte y pensar que todo está hecho. El mundo cambia muy rápidamente y lo que está bien ahora, puede que no lo esté dentro de unos años. Por ello, siempre debes estar dispuesto al cambio y la modernización, además de no parar de formarte e innovar en tu negocio, pues debes estar preparado para el futuro. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...