Estas son las peligrosas patologías del dinero que seguro que no conoces

Hay diferentes patologías asociadas al dinero que pueden llegar a ser peligrosas. Por ejemplo, hay personas que realizan compras compulsivas, otras que sufren estrés por falta de efectivo y otras que están obsesionadas por su acumulación

patologías del dinero

El dinero es una cosa importante en el sistema en el que estamos. Nos sirve para comer, para pagar una casa y para ayudarnos a cumplir con nuestros objetivos. Sin embargo, también es una herramienta peligrosa, especialmente si padecemos alguna de las patalogías asociadas al dinero.

Esta patologías están reconocidas y se deben tratar. Algunas de ellas son perfectamente curables y aparecen de forma temporal, mientras que otras son bastante más graves y pueden ser permanentes.

Así son las patologías del dinero

En primer lugar, está el llamado síndrome del Cancerbero. Esta patología consiste en adorar al dinero como si fuera tu Dios, pensando que es la solución a todos los problemas. Esto puede hacer que la preocupación por el dinero sea excesiva, obsesionándose con acumular sin parar y sin hacer un disfrute de él.

Lo contrario ocurre con las personas que hacen compras compulsivas, algo que es común en nuestro país. Estas personas siempre están comprando y nunca llegan a fin de mes. Esto se conoce como adicción a las compras u oniomanía, comprando sin necesidades reales. Estas personas no disfrutan con el objeto en sí, sino con el hecho de comprarlo.

Esto no se debe confundir con la envidia financiera o el falso estatus. Este transtorno también conlleva gastar mucho dinero, pero en este caso no se compra por comprar, sino por aparentar y ser más que otras personas. Todas estas compras se hacen por aparentar un estatus social que la persona no tiene realmente.

En la otra cara de la moneda tenemos la negación al dinero o el síndrome del avestruz. Estas personas tienen un desapego excesivo al dinero, algo que hace que no miren nada de su cuenta y no vean cómo es la realidad. Así mismo, incluso se sienten culpables si ganan mucho dinero, algo que puede derivar en la peligrosa crometofobia o fobia al dinero.

Esto no tiene por qué ser una patología, pero sí que afecta a millones de personas en todo el mundo. Se trata del estrés financiero, un estado relacionado con la pobreza y la falta de capital. Generalmente, la falta de efectivo provoca estrés, algo que puede derivar en otras enfermedades y en tener una calidad de vida mucho peor.

Los trastornos leves se curan con una buena educación financiera, controlando los gastos y preocupándose por el dinero, pero sin pasarse. Eso sí, los trastornos graves requieren de un buen tratamiento psicológico, ya que a veces están generados por complejos y traumas mucho más grandes que deben tratarse adecuadamente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...