¿Estarías de acuerdo en reducir el salario por llegar tarde al trabajo?

Se dice que en España debemos mejorar bastante en cuanto a productividad en el trabajo. Te contamos la nueva estrategia de CHL y analizamos si realmente es funcional.

horario trabajo

La productividad es una de las cosas que en España habría que mejorar en el trabajo. De hecho, nuestros hábitos de quedarnos hasta tarde en la oficina, y los descansos para la hora de comer son de esos que a los europeos les llaman particularmente la atención. Seguramente te suene aquel documental nórdico en el que el director de la pieza contemplaba filmando asombrado como las luces de las oficinas de Madrid se mantenían encendidas, y con actividad dentro de las empresas, hasta bien entrada la noche. Aunque nuestros horarios no vayan a cambiar de la noche a la mañana, la crisis ha hecho que muchas empresas se replanteen el modelo.

Estoy segura de que muchos trabajadores afirmarían que si todos hiciésemos lo correcto, las condiciones mejorarían. Otros muchos seguramente dirán que son las empresas las que impiden hacer una vida laboral productiva. La mala organización, el mal mando, y unos horarios que van contranatura son causas detrás de esa escasa productividad que nos caracteriza. Pero hoy, aprovechando que es noticia, queremos comentar la estrategia que la empresa CHL ha acordado con los sindicatos: premio para los que lleguen puntuales y no se ausenten sin causa justificada. Castigo proporcional para quiénes lo hagan ¿Quieres saber más? Te contamos con todo detalle a continuación de qué va todo esto.

Premiar y castigar por igual

CHL ha acordado que las cosas deben cambiar. Una empresa sufre cuando un trabajador se ausenta sin avisar, o llega tarde al trabajo. La productividad se ve tocada, y es precisamente esa característica la que se pretende mejorar en España. Así que a partir de esto, la solución pasa por un sistema doble; castigar y premiar. ¿Y cómo son esos premios y esos castigos? Pues el castigo lógicamente, no puede ir más allá de lo que permite la ley. Y el premio se otorga en algo que los empleados suelen ver con buenos ojos: los días libres.

Si un empleado falta de forma injustificada al trabajo, o llega tarde, la empresa le descontará el porcentaje de su salario que corresponda por horas no trabajadas. Y además, no podrá optar a los incentivos que se proponen para los que cumplan con su horario laboral. Esos incentivos suponen que si durante un semestre no se tiene ninguna falta, se ganará un día libre a disfrutar en el siguiente semestre. Si son dos semestres consecutivos los que se acumulan sin faltas, habrá que sumar dos días libres más. ¿Qué te parece la propuesta?

La verdad es que a día de hoy hablar de empresas que sean justas no es fácil. La mayoría ha apostado por la crisis para abaratar sueldos y hacer contrataciones laborales realmente precarias de personas que saben tienen necesidad de tener un empleo. Sin embargo, también es verdad que dentro del colectivo empresarial, tener empleados que no cumplen con lo pactado genera muchos perjuicios. Por esa razón, siempre y cuando al empleado se le siga pagando por lo que realmente trabaja, y se le premie de alguna manera por hacer las cosas bien, a mí me parece una buena estrategia.

Objetivo: productividad

Aún pese a que la propuesta que nos hacen en CHL podríamos decir que realmente es positiva, queda mucho para llegar al nivel de compromiso que muestran otras empresas, y empleados de otros países en los que los índices de productividad están por las nubes. De hecho, creo que esto es una cuestión que atañe a las dos partes. Si una empresa se muestra flexible y le permite al empleado organizarse, haciendo por ejemplo jornadas desde casa o planificando su horario en base a objetivos, es mucho más probable que el empleado sea más productivo y esté más contento con su empleo.

Al mismo tiempo, para que esa estrategia sea factible y se pueda mejorar la productividad, el empleado debe ser lo suficientemente responsable como para dedicarle a la actividad el tiempo necesario para sacarla adelante. Está claro que parece una tarea sencilla, pero no todo el mundo es capaz de organizarse y quizás también en ese sentido, por falta de confianza en el trabajador, en España estos modelos no se están aplicando como en otros sitios. La propuesta de CHL es positiva, pero es solo el inicio de un nuevo modo de trabajar en el que el empleado es un activo de la empresa, y debe ser considerado como tal. Más que como un robot con horario de fichar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...