¿Es el impuesto a la banca una buena idea?

¿Qué tan buena idea es aplicar un impuesto a la banca para reducir el déficit de las pensiones?

¿Qué tan recomendable es el impuesto a la banca?

Los expertos en este tema aseguran que los impuestos son aquellas prestaciones monetarias o cantidades de dinero que se deben pagar a la Administración (Estado) para contribuir con la hacienda pública de un país, los cuales permitan soportar los gastos públicos que genere el mismo.

La recolección de impuestos es la manera en la que el Estado, tal y como lo conocemos en la actualidad, pueda financiarse y conseguir recursos que faciliten la ejecución de sus funciones.

Dichos pagos con carácter obligatorio son un requisito indiscutible tanto para personas físicas o naturales, que corresponden a todos los seres humanos capaces de adquirir derechos y contraer deberes.

También para las personas jurídicas o morales, individuos con derechos y responsables que existen, pero no como un ser humano como tal, sino como una institución que es fundada por una o más personas físicas con el propósito de formalizar un objetivo social con o sin fines de lucro.

España y el impuesto a la banca

Desde enero de 2018, la propuesta sobre la creación de un impuesto a la banca con el objetivo de financiar el déficit que atraviesa la Seguridad Social de España, que fue formulada por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), ha causado gran controversia en el país.

Sobre todo, desde que Pedro Sánchez llegó hasta el Palacio de la Moncloa, lugar que acoge la sede de la Presidencia del Gobierno de España y es la residencia oficial del mandatario. 

En la formulación pública, el secretario general de este partido comentó que tal vez le pediría a las entidades financieras pagar un impuesto ante la necesidad crear nuevos medios de ingresos que permitan garantizar las cargas del sistema público de pensiones.

Sánchez aseguró que fueron los españoles quienes rescataron la banca. Por consecuente, ahora es el turno de las instituciones bancarias de contribuir con la recuperación del Sistema de Seguridad Social.

Objetivo

Con esta medida, el PSOE busca recoger entre 800 y 1.000 millones de euros anuales, mediante un impuesto paralelo del ocho por ciento, que adopta como base imponible la del impuesto sobre sociedades.

Dicha organización política alude a que esta propuesta es de carácter extraordinario y temporal, en tanto todavía exista un déficit de la Seguridad Social.

El encargado de Economía del Partido Socialista Obrero Español, Manuel Escudero, calcula que la tasa fijada para la banca se necesitaría para el periodo correspondiente a los años 2020-2022.

Sin embargo, resalta que tendría que prolongarse hasta el año 2050, para cubrir a la generación del baby boom.  Este tributo se inspira en el modelo francés e intenta que se constituyan principios para su pago, a pesar de que todavía no está estructurado.

¿Es una buena idea?

El proyecto elaborado por el reciente Gobierno de Pedro Sánchez ha sido fuertemente cuestionado por Banco de España. Desde la voz de su subgobernador, Javier Alonso, ha advertido sobre las drásticas consecuencias de colocar un impuesto a la banca con el propósito de cubrir las pensiones.

Alonso aseguró que el resultado de esta imposición sería:

  • El incremento de los créditos que proporcionan las entidades financieras.
  • La disminución de la rentabilidad de los depósitos.
  • Y, además, que incrementen las comisiones que reciben, pues necesitan aumentar su productividad.

El subgobernador hizo énfasis en que los bancos deben contar con la capacidad de ser rentables para que de esta manera puedan elevar sus créditos, que es su rol. Y para que esto suceda, tienen que obtener dinero de forma sostenible.  

¿Cómo afectaría a la clientela?

Según estimaciones de expertos en la economía, se estima que el déficit de las pensiones ronda los 15.000 millones de euros, lo que refleja que los 1.000 millones de euros anuales que recaudaría el Estado de la banca serían muy escasos.

Esta tasa representaría un incentivo para que los servicios y productos bancarios sufran un encarecimiento, escenario que solo perjudicaría a los clientes, pues este sector no puede combatir con un recorte de beneficios.

En la actualidad, los bancos españoles necesitan que se siga reforzando su solvencia, lo que permita que los mismos puedan brindar sus servicios y créditos en los mejores términos, sin deformaciones en los precios. Esta situación que se vería afectada por la implementación de esta medida.

Se debe abordar

Javier Alonso explica que el problema que presentan las pensiones en el país no se pueden arreglar con decisiones deficientes, como la tasa que se pretende poner al sector financiero, sino que se debe afrontar de forma integral, con un estudio detallado del sistema fiscal español.

Estas afirmaciones las realizó durante su intervención en el seminario denominado como “La economía ante el blockchain. Lo que está por venir”, realizado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en Santander, España.

Esta posición está alineada a la expuesta por el consejero delegado del Banco Vizcaya Argentaria (BBVA), Carlos Torres, quien aseveró que, si se implementa esta medida, perjudicará negativamente la economía española, pues se encarecería el crédito.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...