Errores en las finanzas personales que cometen los veinteañeros

Cada edad da lugar a un tipo de preocupaciones, y en este caso, analizamos aquellos errores que se cometen en la década de los 20 y que puede que todavía estés a tiempo de solucionar.

dinero adolescentes

Seguramente haya cosas que no podamos evitar hacer a cierta edad, por mucho que nos lo adviertan. De hecho, creo que para ninguno de nosotros las preocupaciones se han mantenido intactas con el paso de los años. Las cosas van cambiando, así como lo hacen también nuestras aspiraciones, y en temas económicos, nada tiene que ver la vida a los veinte, con la vida a los treinta o a los cuarenta. En este caso queremos dirigirnos a los más jóvenes, a aquellos que se encuentran todavía en la década de los 20 y que probablemente estén cometiendo algunos errores de los que puede que luego se arrepientan.

Aunque no habrá luego remedio, y puede que todo lo que te contemos hoy resulte aburrido y sin mucho fundamento, al menos pensarlo dos veces puede que te haga cambiar el chip, y es probable que con los siguientes consejos, tus finanzas personales a los veinte años, garanticen unos mejores rendimientos de cara al futuro. Es cierto que con tanto desempleo como tenemos, resultará complicado para muchos llegar siquiera a plantearse cambios, cambios que sin ingresos resultan imposibles. Pero al menos, intentemos que la educación financiera esté accesible, y por ello os cuento a continuación algunos errores que habría que evitar cometer.

Cosas que deberías pensar dos veces en finanzas personales

Comprar más coche del que puedes pagar: es muy probable que si todavía no tienes coche, tu sueño sea el de tener uno. El problema con los vehículos es que casi siempre nos gusta ese que no vamos a poder pagar. Endeudarse en exceso por un coche, cuyo valor va a depreciarse nada más salir del concesionario no es una buena idea. Tendrás que renunciar a muchas cosas que te gustaría hacer a tu edad y además, es probable que no puedas ahorrar lo que deberías para el futuro. En resumen, si todavía no has cometido este error, frénate y piénsalo dos veces.

Olvidarte de un fondo de emergencia: imagino que habrá un montón de cosas que quieres comprar y hacer y que cuestan dinero. Entre las que necesitas y aquellas que simplemente te apetecen debería haber un lugar para guardar un poco de dinero para emergencias. Se trata simplemente de una cuestión de prioridades y de no quedarse luego sin ese fondo al que recurrir. Si algo pasa, si hay un imprevisto, debes tener cómo solucionarlo sin que tu vida de un vuelco importante y tengas que recurrir a familiares, amigos o a financiación.

Endeudarse con la tarjeta de crédito: sobre los usos de las tarjetas de crédito no es la primera vez que hablamos en nuestro blog. Y creo que no es una cuestión de la que pequen únicamente los veinteañeros. Las tarjetas deberían utilizarse solo en casos puntuales, para financiar compras que hemos estudiado y analizado bien y que nos conviene pagar a final de mes o a plazos. No como un método de pago más, porque todo lo que cargues con ella, te saldrá luego mucho más caro añadiendo los intereses.

Olvidarte de tener objetivos financieros: aunque falta mucho para dentro de unos años, deberías de tener actualmente objetivos a corto, medio y largo plazo. Los de a corto plazo deberían funcionar casi como una especie de premio o concesión que te haces si las cosas salen bien. Los de medio plazo, aquellos que te permitirán ir escalando posiciones en el futuro más cercano. Y a largo plazo deberías pensar en dónde quieres estar dentro de muchos años, por lo que habrá que ir sentando las bases para que ese momento luego no se haga demasiado complicado.

No ahorrar dinero: no se trata solamente de tener un dinero mensual que destinas simplemente a ahorros, sino de ir un poco más allá ¿Qué tipo de productos bancarios te pueden interesar a tu edad? Quizás si esperar invertir parte de ese dinero, los depósitos puedan ser la mejor de las opciones, pero si no vas a tocarlo, los nuevos Planes 5, o incluso beneficiarte de las ventajas fiscales que tienen los planes de pensiones que ahora ya tienen una fecha de caducidad a diez años y que por lo tanto podrías rescatarlos mucho antes de la jubilación, pueden ser mejores opciones ¿Tú ya has estudiado la tuya?

Estos errores a veces no se cometen con 20 años, sino que se hacen a cualquier edad. Así que si has llegado hasta aquí y no eres un veinteañero, no te preocupes, ya que no serás ni el primero ni el último que ha caído en ellos.

Imagen: Rafa Otero

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...