El rescate a Chipre asusta a las pequeñas economías domésticas

La solución propuesta por la Unión Europea aún no es oficial. Pero lo cierto es que el rescate a Chipre y la tasa a los ahorradores ha puesto los pelos de punta a todos los ciudadanos europeos

BANCO ESPAÑA

Europa está más asustada que de costumbre. La crisis que nos acecha a las economías del sur, contagia la falta del crecimiento de las del norte, y hace que cada vez menos ese concepto de ser europeo esté bien visto. Al fin y al cabo, la mayoría de los recortes que han sufrido griegos, portugueses, irlandeses e incluso españoles han sido impuestos por la U.E, consensuados con los respectivos gobiernos, está claro, pero propuestos bajo la atenta mirada del gobierno continental.

El motivo de la agitación y del miedo no es otro que la propuesta de rescate a Chipre, que de momento está en el aire. En un primer momento iba a grabar de manera importante a todos los depósitos con tasas del 6,75% para los que tuviesen menos de 100.000€, y del 9,90% para los que fuesen mayores de esa cifra. La propuesta iba a ser aprobada en el parlamento nacional y parecía contar con el apoyo del partido conservador que de momento dirige al país, pero las protestas y las críticas lo han frenado mientras se busca una solución más coherente.

De momento, los bancos no van a abrir sus puertas, porque están a la espera de la solución para pagar el rescate. Una solución que no va a convencer a todos, porque Europa le quiere exigir a Nicosia que pague el máximo, mientras que el gobierno nacional quiere que sus ciudadanos salgan lo menos perjudicados posibles del rescate. En todo caso, el asunto ha salido de las fronteras de la isla, y al parecer el pánico de los ahorradores ya está en España y en muchos otros de los socios que han sido intervenidos.

Y es que cabe recordar que aunque el rescate a Chipre ha sido objeto de análisis desde hace meses, la retención a los ahorradores e ha llevado a cabo de la noche a la mañana, es decir, que ha hecho que nadie tuviera más opción que la de decir sí a la tasa. Y aunque de momento no se les ha aplicado, con los bancos cerrados y limites de cantidades de dinero que se pueden sacar en el cajero, no parece que los ciudadanos de a pie vayan a librarse de esta absurda solución planteada por Europa.

El problema fundamental es que con esta opción, el ahorrador se sentirá presionado en toda la UE, porque entenderá que esto podrá pasar en cualquier país, y por tanto, la tendencia a escaparse con su dinero primará. Y si eso lo hacen todos, la banca se quiebra… Vamos, que la cosa asusta y mucho.

Imagen: Arte Sonado

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...