El éxito de las monedas virtuales: más allá del Bitcoin

La crisis ha impulsado nuevas formas de comercio y los intercambios, y en parte, ha favorecido a que ideas como los Bitcoins hayan aumentado su valor y su interés en el mercado.

más bitcoins

Mucho se habla estos días en la red de las monedas virtuales. El éxito del Bitcoin es para muchos el sinónimo de que es posible salirse de los cauces habitualmente marcados por los bancos que en general a día de hoy, con la crisis que vive la economía doméstica, y las ganancias del mundo de las empresas gigantes se llevan una buena crítica por parte de la ciudadanía. Para otros, es tan solo una moda de unos pocos locos de la red que han dado en el clavo por la publicidad que se le ha hecho en los medios de comunicación. Solo el tiempo dirá quién tenía razón. Pero por el momento, hoy en A Fin de Mes queremos hablar de dinero virtual y echar un vistazo al panorama de lo que se cuece en él. Porque hay vida más allá del Bitcoin.

Si ayer hemos hablado de monedas sociales y locales, que poco tienen que ver con el asunto de los Bitcoins, pero si están muy relacionadas por la crítica que surge y que hace nacer a estas nuevas divisas, ésta vez nos centramos en el mundo de lo virtual, y te contamos que además de los ya famosos bitcoins hay muchas más que en la actualidad están moviendo una parte de la economía mundial. Lógicamente, nada que ver con lo que pueden mover el dólar o el euro, pero que desde luego, vista su evolución, no cabría perder de vista. ¿Te vienes a echar un vistazo a las actuales monedas virtuales más utilizadas?

Monedas virtuales más destacadas

Litecoin: su nombre tan parecido a Bitcoin, además de serlo porque se le parece en cuanto al sistema que utiliza lo es por el término coin, moneda en inglés. Esto lo vamos a ver repetido en la lista que hoy te proponemos en A Fin de Mes, con lo que vale la pena destacarlo antes de seguir. El Litecoin se caracteriza por un sistema muy similar al de la famosa divisa, pero la diferencia radica en que ofrece una mayor rapidez en las transacciones. De hecho, se confirman en apenas tres minutos, lo que le otorga un mayor valor. Respecto a su nacimiento se lanza en 2011. También cabe señalar que es mucho más sencilla de generar que los bitcoins. Sigue siendo igualmente volátil, porque sus valores se han situado entre los 0.05 y los 48$.

Peercoin: en este caso se valora la seguridad y la eficiencia energética. De hecho, el método de verificación en el que se basa, obliga a que todo aquel que haga transacciones demuestre que es el legítimo propietario de las monedas que pretende utilizar. Evidentemente esto le da ventaja frente a ataques que ha sufrido Bitcoin, pero le otorga mayor lentitud al proceso. Nació en 2012.

Dogecoin: Lo cierto es que quien no la conozca podría pensar que se trata de una broma. Tiene todas las características de diseño para hacerse pasar por una divisa falsa. En realidad, es como un Bitcoin, solo que la cara de un perro es la protagonista y sus usuarios colocan memes sobre ellas que no acaban de convencer de la seriedad de la moneda, pero que desde luego, no se puede negar que no le aporten personalidad y diferenciación en un mundo en el que las monedas virtuales no hacen más que crecer. Ésta nació en 2013.

Namecoin: la innovación de esta divisa virtual se basa en que utiliza dominios fuera del alcance del organismo general que los compone y registra, es decir la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN). Esto hace casi imposible que puedan rastrear la información relativa a Namecoin, y por lo tanto la convierte en mucho más segura. En este caso nació a finales de 2011, y en 2013 se depreció por un fallo técnico . Actualmente está en 5,82 dólares.

Quark: es la más nueva. Nació a mediados de 2013, y con ella se conoció el máximo del valor de las monedas virtuales. Un buen día, aumentó un 500% su coste. Esto ocurrió en noviembre del año pasado. La volatilidad sigue estando asociada a ella. En cuanto a la seguridad que ofrece, está bloqueada por un total de seis algoritmos.

Todas estas monedas buscan y tienen su propio lugar en el mercado. Dependerá de los ciudadanos de todo el mundo que su valor suba o baje, según confíen o no en ellas. Evidentemente, también de los comercios que se animen a utilizarlas como valor de cambio, así como de los informáticos que las generen o de los hackers que no logren desestabilizarlas. Creo que por ahora este es un mundo demasiado nuevo como para sacar conclusiones, pero vistos los casos que en la red hicieron millones con bitcoins, por si acaso, no las perdería de vista, aunque claro, siempre en modo ahorrador.

Imagen: antanacoins

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...