El dilema de los cajeros en España ¿Cuesta tanto mantenerlos?

Las entidades que tienen una amplia red de cajeros en España dicen que deben amortizarlos y por eso cobran la comisión. Hoy analizamos si realmente tienen o no razón.

cajero

El asunto de las comisiones que se aplican en los cajeros ha quedado zanjado. Al final, la recomendación del Banco de España de no cobrar los dos euros que actualmente facturaba al cliente Caixabank y que pretendían también poner en marcha BBVA y Santander ha quedado liquidado. Pese a ello, la verdad, no acabo de entender en qué sentido la orden ministerial beneficia al consumidor porque en realidad se fusionan dos comisiones abiertas. La primera de ellas, la de los famosos dos euros que ahora cobrarán a la entidad que emita la tarjeta en lugar de al particular (si la tarjeta es de otro banco), la segunda, la que el banco emisor de la tarjeta puede cobrar al usuario por retiradas en efectivo en otras redes. Es cierto que la normativa aclara que solamente se podrá cobrar al usuario, como máximo, lo que haya cobrado la entidad que mantiene el cajero.

En lugar de poner orden en el asunto, lo que se ha creado es un verdadero caos. Cada entidad podrá regular la comisión que aplica y los propios bancos están creando grupos de entidades que les permitan mantener activos sus modelos de negocio con clientes que pueden obtener efectivo. Pero, la excusa por la que comenzó toda esta guerra que ya analizamos en nuestro blog ha estado relacionada con el alto coste que tiene la manutención de los cajeros. ¿Es esto cierto o mienten las entidades para conseguir un mayor rendimiento ahora que han tenido que aflojar a la hora de aplicar comisiones?

Lo que de verdad cuesta un cajero

Desde el blog de ING Direct analizan con detalle el coste mensual que tiene un cajero para las entidades que cuentan con redes propias. Hay que recordar que el banco holandés ha sido uno de los más perjudicados con la normativa, ya que no cuenta apenas con máquinas suyas y debe utilizar las de otros bancos. Con esta política, las comisiones se multiplican por tres y hacen insostenible el modelo de negocio actual. Pero, centrándonos en el tema de los costes asociados a los cajeros, ¿cuánto le cuesta a una entidad mantener cada uno de los que posee en las calles?

En amortizaciones, mantenimiento y seguros asociados a las máquinas, el coste asciende a unos 1000 euros al mes. En el ejemplo que ponen en el blog del banco naranja explican cuánto sería necesario para poder conseguir ese dinero. En total, cada cajero tendría que hacer 52 movimientos diarios a la tarifa anterior a la guerra de cajeros de unos 0,60 céntimos por operación para resultar rentable, es decir, para recuperar esa cifra de 1000 euros mensuales.

Visto así podríamos decir que aquellos cajeros que se sitúan en zonas de gran afluencia eran ya un activo muy beneficioso para la recaudación de las entidades que los tenían en propiedad. Pero, quizás aquellos situados en otros sitios mucho menos frecuentados se queden un poco en la zona roja y no consigan alcanzar ese punto de equilibrio para que al banco le compense mantenerlo en las calles. Lo que no ha calculado ING Direct es el hecho de que ese mismo banco ofrece a sus clientes el propio servicio y, en muchos casos, le cobra comisiones por mantener las tarjetas y las cuentas por lo que en parte, ya habría de contabilizarlo como un activo del banco para el cliente del que no podría prescindir. Imaginemos un caso nada realista ¿qué pasaría si en un determinado cajero el beneficio fuese cero porque ningún cliente de otro banco procede a las retiradas de efectivo? Muy simple. La entidad asumiría esos 1000 euros mensuales como gasto porque no podría explicar a sus clientes que no pueden disponer de su dinero a través de máquinas propias.

En ese sentido, me da la impresión que desde las propias entidades nos han intentado manipular para cobrar un beneficio muy superior al que obtenían actualmente. Bancos como Popular ya han asegurado que mantendrán esa comisión de 0,60 céntimos porque les resulta más rentable que una potencial subida como pretenden los más grandes. ¿Acaso no es un ataque directo a la política de competencia aprovechándose de que son los gigantes del mercado? Esto no se vive en ningún otro país europeo en el que, por cierto, resulta mucho más simple todo el asunto relativo a las comisiones bancarias. ¿Será que en España los cajeros se fabrican con materiales distintos? No creo….

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...