¿Debo declarar una indemnización por accidente en la Declaración de la Renta?

¿Cómo se debe actuar ante una indemnización percibida por accidente? ¿Hay que declararla o no es necesario hacerlo? Es importante conocer cómo actuar con vistas a la Declaración de la Renta.

Upset driver After Traffic Accident

Ya sabes que Hacienda es un pozo sin fondo, una especie de agujero negro estelar que lo succiona todo, a veces pienso que se queda hasta con el todo del todos somos Hacienda. Es verdad que gracias a la recaudación de Hacienda hay carreteras, sanidad, enseñanza…, o eso dicen. Pero mientras, Hacienda, quiere su parte de tus ganancias, de tus ayudas y hasta de tus indemnizaciones.

En este artículo se explica si debes declarar o no una indemnización por accidente en la Declaración de la Renta. Presta especial atención porque incluirla en el IRPF depende mucho del caso. Por tratarse de un tema que genera muchas dudas, hoy queremos explicarte bien cómo funciona para que lo tengas claro ahora que se acerca la fecha de rendirle cuentas a Hacienda.

Ganancias, subvenciones, indemnizaciones

En la Declaración de la Renta, si el cómputo de tus ingresos te obliga a hacerla, hay que incluir todo tipo de ganancias: las del rendimiento por el trabajo realizado, las ganancias en bolsa, las ganancias patrimoniales por alquiler o venta de inmuebles u otro tipo de bienes, o por herencias; las ganancias percibidas por apuestas deportivas o de otro tipo.

Vamos con las subvenciones. Como norma general, todas las subvenciones, ayudas o prestaciones, de carácter público o privado, están obligadas a ser liquidadas en la Renta, pues están consideradas por la legislación como un ingreso o aumento de la riqueza de un ciudadano durante un ejercicio fiscal, independientemente de cuál sea su origen y motivación, salvo la mayor parte de ayudas relacionadas con la dependencia y la familia que suelen estar excluidas.

Quien recibe una subvención lo hace porque la necesita por cuestiones económicas o porque se está beneficiando de una ayuda específica para un fin concreto, como, por ejemplo, las ayudas del Plan PIVE para la compra de un nuevo coche, o las subvenciones económicas para compensar gastos escolares, o las recibidas para las mejoras y reformas en el hogar, o las destinadas a facilitar el acceso a la vivienda.

En términos generales y salvo los casos específicamente marcados por ley como exentos, todas las subvenciones o ayudas recibidas por personas que no realicen actividades económicas tributarán en el IRPF. Es decir, será necesario incluirlas en la Declaración de la Renta, por lo general, como ganancia patrimonial, y no como renta del ahorro o rendimiento del trabajo, como muchos contribuyentes creen.

¿Y qué pasa con las indemnizaciones? Lo normal es que el dinero recibido tenga la consideración de ganancia patrimonial y se deba tributar por ella en la Declaración de la Renta. Pero no todas las indemnizaciones tributan igual y hay algunas que están exentas de hacerlo.

Las indemnizaciones más habituales son las siguientes: la indemnización por daños por responsabilidad de la administración pública, en este caso estará exenta la parte referida a los daños físicos, psíquicos o morales a las personas; los daños patrimoniales no están exentos. La indemnización por despido, está sujeta a una regulación diferente y exenta hasta una determinada cantidad. Las indemnizaciones procedentes de sentencias de otro tipo de juicios que tributan conforme a distintos varemos establecidos, y las indemnizaciones por accidente que aparecen en el siguiente apartado.

Indemnizaciones por accidente

Las indemnizaciones que paga el seguro por responsabilidad civil o accidente, estarán exentas de tributar, siempre y cuando la cuantía haya sido reconocida legal o judicialmente. En la indemnización por accidente laboral quedará exenta la cuantía establecida judicialmente.

Si el contribuyente recibe una indemnización por daños personales derivada de responsabilidad civil por accidentes de tráfico está exenta de tributar en la Declaración de la Renta en el importe legal o el judicialmente reconocido. En las indemnizaciones por accidente se pueden dar los siguientes casos:

  1. Indemnización establecida por intervención judicial (sentencia, conciliación, transacción, etc.). La totalidad del importe de la indemnización está exento de tributar en la Declaración de la Renta.
  2. Indemnización establecida por acuerdo extrajudicial. Sólo estará exenta de tributar en el IRPF la cuantía legal establecida por la Resolución de la Dirección General de Seguros. En caso de exceso, es decir, si se ha recibido un importe por indemnización mayor al establecido habrá que declarar el exceso como ganancia patrimonial no derivada de la transmisión de bienes en la casilla correspondiente del programa PADRE. Este importe de la indemnización se integra en la base imponible general y tributa según la escala de gravamen.
  3. Si la indemnización es pagada de forma distinta a capital (renta periódica). Se debe declarar todo su importe como rendimientos del trabajo.
  4. Si el contribuyente es el que abona dicha indemnización por accidente, es él quien paga una indemnización por accidente, se debe declarar el importe pagado como pérdida patrimonial.
  5. Si la indemnización (normalmente en el caso de indemnización por accidente) la reciben los herederos, tendrán que integrarla en la masa de la herencia y por tanto, declararla en el Impuesto de Sucesiones. Al tributar por una indemnización, no se pueden deducir los gastos de abogados.

Pero sí tributan las indemnizaciones que no se ajustan a lo indicado anteriormente: las indemnizaciones por daños físicos, psíquicos o morales derivadas de responsabilidad civil si se fijan extrajudicialmente; las indemnizaciones de seguros que no sean de tráfico y no pasen por el juzgado; las indemnizaciones por seguros de vida en lugar de accidentes; las indemnizaciones por perjuicio económico (si tenemos una pérdida patrimonial debido a un accidente como un vehículo inservible); y las indemnizaciones por cancelaciones de viajes.

Total, que si te descuidas a Hacienda casi le compensa más la recaudación porque te indemnicen, que lo que recauda si te toca la lotería, sobre todo si te toca como a mí, que me toca siempre, me toca siempre echar otra vez.

Foto: © tomwang

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...