¿Deberías solicitar un préstamo bancario para expandir tu negocio?

Si tienes un pequeño comercio, aunque endeudarte pueda asustarte, es importante plantearse la posibilidad de contratar un préstamo para crecer dentro de tu actividad.

prestamo

Solicitar un préstamo es algo que siempre asusta, más aún si no se tienen unos ingresos fijos como ocurre en el caso de los autónomos. Precisamente ellos, con sus negocios, son los que más se podrían beneficiar de una financiación a su medida, pero casi siempre deciden dejarlo para más tarde por el temor a que las cosas no puedan salir bien. La crisis, la escasez de ventas, o simplemente el hecho de que el futuro pueda no favorecer a su sector son casi siempre las razones que se dan para evitar solicitar un préstamo. Pero hay otro modo de ver las cosas. Y aunque cada situación es un mundo en sí misma, deberías plantearte que quizás nunca habrá un momento perfecto para solicitarlo, así que ¿por qué no ahora?

En este caso queremos analizar las que serían unas buenas razones para solicitar un préstamo para ampliar o mejorar tu negocio. Puede que algunas de ellas no se ajusten a lo que tu actividad requiere o que prefieras esperar a otro momento. En cualquier caso, las ideas que te vamos a proponer son válidas para que analices hasta qué punto la financiación puede ser una solución en lugar de un problema. ¿Qué dices, quieres saber si para ti sería conveniente solicitar un préstamo para tu actividad?

Razones por las que deberías solicitar financiación para tu negocio

  1. Comprar inmobilizado: puede que la inversión que supone abrir una nueva tienda, o introducir tecnología para el etiquetado, o simplemente mejorar la habitabilidad de un local de ocio para tus clientes no supongan un rendimiento directo sobre tu actividad, sino que generarán beneficios a largo plazo. En ese sentido, no disponer del capital hace que lo vayas dejando para luego. Con un préstamo podrías conseguir que tu actividad económica fuese más rentable con esa inversión y ver hecho realidad el sueño que tenías o simplemente ganar en calidad de vida.
  2. Pagar a proveedores: no siempre que se desea los pagos coinciden con los cobros. De hecho, en ocasiones haces una inversión importante en materiales que no eres capaz de cubrir con las ventas en el plazo de pago. Si tienes problemas de liquidez es recomendable que te plantees solicitar un préstamo con el que poder enfrentarte a tus pagos. Sin embargo, si la historia se repite demasiado a menudo tendrás que plantearte negociar con ellos mayores plazos, invertir menos, o quizás aumentar el precio de los productos para que los beneficios sean mayores y te permitan afrontar con mayor facilidad las facturas de tu actividad.
  3. Abrirte a nuevos mercados: la posibilidad de vender fuera de tu país es algo importante para hacer crecer a tu actividad. Gracias a Internet hoy en día es más sencillo que nunca. Es por eso que si crees que tu mercado se ha agotado, un préstamo podría ser una gran inversión de futuro si te planteas que hay mucho mundo más allá del mercado local al que atiendes. Montar una página web con tienda y analizar las posibilidades que te dan las compañías de envío nacional e internacional es un buen modo de comenzar a crecer.
  4. La innovación: aunque los pequeños negocios casi nunca consideran a las nuevas tecnologías, esto es un verdadero error que va contra la propia rentabilidad que podrían generar. Una buena manera de solicitar un préstamo consiste en la posibilidad de invertir en productos y servicios digitales o que te hagan la vida más sencilla a ti como empresario y a tus clientes.
  5. Los impuestos: los préstamos a veces no se utilizan para hacer frente a mejores opciones de mercado o para crecer, sino que son necesarios para poder enfrentarse a pagos del día a día u obligaciones fiscales. Ten en cuenta que pagar fuera de plazo supone sanciones que suelen ser elevadas con lo que resulta mejor anticiparse y pedirle el dinero prestado al banco.

Como has podido ver, ninguna de las anteriores opciones la podrías llevar a cabo si no tienes capital en un principio. Y ese capital es necesario para hacer que la actividad genere antes el dinero que necesitas para poder vivir de ella u obtener mejores beneficios. Está claro que solo tú puedes decidir cuándo es el momento idóneo, y solo tú puedes evaluar los riesgos que te supone para ti poder dar ese paso, pero esperamos que lo que te hemos explicado hoy te ayude no solo a decidirte, sino también a valorar nuevas oportunidades para hacer que tu negocio sea más rentable y pueda expandirse.

Foto: préstamo vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...