¿De verdad existen tarjetas de crédito sin intereses o son una trampa?

Es cada vez más frecuente la financiación sin intereses de las compras. Hoy analizamos las tarjetas de crédito sin intereses y te explicamos cómo aprovecharte de ellas.

tarjeta

Cada vez está más de moda la emisión de tarjetas de crédito que dicen ser sin intereses. Tanto en manos de las propias entidades bancarias en las que tienes habitualmente tu cuenta, como en manos de entidades de terceros que no exigen vinculación de otros servicios, el aumento de este producto es notable. Es por eso que hoy en A Fin de Mes queremos contarte algunos de los detalles más importantes que suelen recoger estos contratos, así como analizar si realmente compensa tener este tipo de tarjetas de crédito.

Cada tarjeta de crédito sin intereses es diferente. Por eso te recomiendo que leas con atención la letra pequeña de tu contrato para saber exactamente cómo funciona. Los plazos de devolución del dinero pueden variar entre entidades, y al mismo tiempo, pueden establecerse distintas comisiones por compra, así como intereses de demora en caso de no devolver el dinero en el tiempo establecido. Sin embargo, por suerte para nosotros, comparten muchos elementos comunes, y es a partir de ellos que haremos nuestro análisis de hoy, en A Fin de Mes, sobre tarjetas de crédito sin intereses.

Elementos comunes de las tarjetas de crédito sin intereses

Las tarjetas de crédito sin intereses tienen en común que no cobran al usuario un TAE por el dinero que le prestan en forma de crédito. A cambio de eliminar ese interés fijo que se cobra mensualmente según el importe adeudado, sí que se le cobra una comisión fija cada vez que hay operaciones en el mes con el pago a plazos. Eso significa que la comisión, en lugar de ser variable (como ocurre al tener un tipo de interés), pasa a ser estable. ¿Qué significa esto para tus finanzas? Que siempre te va a compensar más el uso de las tarjetas de crédito sin intereses para un mayor importe y un plazo de amortización mayor.

Aunque los plazos de devolución del crédito de la tarjeta sin intereses varían de una entidad a otra, casi todas ofrecen entre 3 y 9 meses al cliente para abonar el préstamo que se le ha concedido para las compras. Hay que tener cuidado, porque algunas de las tarjetas de crédito sin intereses que se comercializan en España tienen varias modalidades de pago. Eso suignifica que si optas por el crédito habitual, o por otra fórmula, estarás renunciando a ese libre de intereses que te plantearon en un principio.

La letra pequeña de las tarjetas de crédito sin intereses

Presta especial atención no solo a lo mencionado anteriormente, sino también al coste de emisión y mantenimiento del plástico. De hecho, existen muchos bancos que no te cobrarán nada por ellas cumpliendo determinadas condiciones (ingresos, nómina, seguros, etc). Pero, en otras entidades, sí que te solicitarán importes de mantenimiento por ellas, los que pueden ser superiores a los 50 euros anuales. Una tasa a tener en cuenta para encontrar soluciones de ahorro en las finanzas personales.

Algunos ejemplos de tarjetas de crédito sin intereses

  1. Tarjeta Dual: la ofrecen desde Kutxabank y permite a sus usuarios pagar las compras que realicen, superiores a los 300 euros, en hasta 12 meses sin intereses. Para poder acceder a esta modalidad hay que activar el servicio de pago aplazado en los canales habituales.
  2. Tarjeta Sin de Banco Sabadell: en este caso, los clientes de la entidad pueden pagar compras de entre 50 y 300 euros en un plazo de 3 meses sin intereses. Eso sí, se aplica una comisión de 2,50 euros por cada operación.
  3. FlexiCompra de Unicaja: es en realidad un sistema de fidelización de usuarios de terminales de la entidad. De hecho, si se compra en los comercios adheridos se obtiene financiación sin intereses y sin ningún tipo de comisión.
  4. Pago Fácil de Bankia: permite aplazar los pagos con tarjeta en hasta 3 meses sin ningún tipo de gasto para el cliente. Además, se puede utilizar este crédito para reformas y viajes. Si el cliente lo utiliza para abonar impuestos, entonces tendrá que pagar 9 euros por costes de gestión.

En mi caso, utilizo de forma habitual la tarjeta Visa Classic de Abanca. Tal y como os comentaba en los párrafos anteriores, se trata de una tarjeta con varias modalidades. Cuando tengo activado el pago a 3 meses, el banco no me cobra interés alguno, pero me liquida una comisión de 2,40 euros cada mes que los importes de compra superen los 50 euros. Sin embargo, si mediante la app móvil solicito el cambio de modalidad, por ejemplo el pago aplazado a más meses, o el pago a fin de mes, deja de aplicarse esta promoción.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...