Cuentas infantiles: aprender a ahorrar desde pequeño

Una cuenta infantil contribuirá a que desde muy pequeños el niño aprenda la importancia del ahorro.

Las cuentas infantiles ayudarán a que el niño aprende a ahorrar

Cuando pensamos en términos como ahorro, dinero y economía, nunca los relacionamos con niños. Pero lo cierto es que las finanzas personales no tienen que ser un tema ajeno a nuestros hijos. Desde pequeños uno de los primeros pasos que podemos dar para introducirlos en asuntos financieros es la apertura de una cuenta bancaria infantil.

Al abrir una cuenta bancaria para nuestros hijos estamos no solo asegurando un futuro para ellos, también estaremos contribuyendo con su educación financiera, lo que será determinante para su vida adulta.

Antes de dar el paso de abrir una cuenta debes tener claro varios aspecto. Entre ellos, cuándo es el mejor momento para hacerlo, cómo funcionan y alguno que otro tip sobre su manejo.

¿Cuándo es el mejor momento?

Como padres podemos preguntarnos a qué edad será más conveniente para ellos y si será bueno involucrarlos desde el primer momento. Las respuestas dependerán de varios factores.

Las instituciones bancarias ofrecen la apertura de cuentas infantiles para usarlas incluso desde que nacen, por lo que el tema la edad es una decisión muy personal.

Hay quienes prefieren abrir una cuenta desde que nacen. Sin embargo, otros consideran más indicado hacerlo cuando los niños están en una edad más avanzada pues estarán más conscientes sobre su propósito.

Sea cual sea tu elección lo estarás haciendo bien, ya que si abres la cuenta desde que nacen estarás construyendo ahorros desde el primer momento. Si decides abrirla cuando el niño es mayor tienes la ventaja de que podrás contarle y enseñarle desde el principio lo que significa ahorrar y la importancia que tendrá esta costumbre durante toda su vida.

¿Cómo funcionan?

En primer lugar, debes saber que si el titular es menor de edad será necesario que el instrumento cuente con la firma de un representante legal, puede ser padre o madre, u otra figura siempre y cuando ostente la tutela del niño y obviamente sea mayor de edad.

Los documentos y requisitos variarán de acuerdo con cada agencia bancaria. En líneas generales, la cuenta, pese a que tendrá la firma de un representante, deberá ser utilizada únicamente para fines del menor y nunca para asuntos personales del representante pues hacerlo podría incluso tener consecuencias legales.

Tras la apertura se emitirá una tarjeta de débito o prepago según la agencia, pero nunca de crédito. El representante tendrá que aprobar o autorizar las transacciones que el banco considere pertinentes.

Tips para abrir y usar una cuenta infantil

Los siguientes consejos pueden ayudarte a seleccionar la mejor opción y a gestionar la cuenta con inteligencia.

  1. Busca varias opciones y compara: resultará ideal evaluar más de una alternativa, investiga en varias agencias sobre los beneficios que ofrece cada banco, tipos de cuenta infantil e intereses, si aplican, y elige la opción que mejor se adapte a tus requerimientos.
  2. Presta atención a los términos y condiciones: hay leyes generales por las que se rigen todos los bancos, pero cada uno tiene cláusulas específicas respecto a su gestión y forma de operar. Asegúrate de leer muy bien todos los términos y condiciones establecidas por la agencia para evitar confusiones más adelante.
  3. Beneficios: en las cuentas para menores la rentabilidad no es un asunto primordial a la hora de elegir la mejor opción, esto debido a que su remuneración no es muy elevada. Sin embargo, los bancos recurren a otro tipo de beneficios como cuentas sin comisiones por mantenimiento, seguros de vida, ventajas fiscales u obsequios.
  4. Tarjetas con límites: algunas agencias bancarias tienen la opción de otorgar tarjetas de débito con límites. Elegir una cuenta con esta particularidad podría ser una buena idea, pues serviría para facilitar y fomentar la responsabilidad de tu hijo y el valor de la autonomía financiera.
  5. Elije una cuenta con condiciones ventajosas: sin duda esto podría hacer la diferencia. El primer motivo para abrir una cuenta bancaria infantil es ir creando un ahorro para el futuro del niño. Sin embargo, no estará demás elegir una cuenta que posea condiciones ventajosas como el acceso a créditos para estudios o seguros de vida, por ejemplo.
  6. Orienta a tu hijo: la educación es gran parte de tu responsabilidad como padre, por eso es importante que si tu hijo ya tiene capacidad de entender sobre ciertos temas, le expliques que será titular de una cuenta bancaria.

Conversa con tu hijo sobre la importancia de ahorrar y la responsabilidad que implica poseer una cuenta bancaria personal. Todos estos elementos le ayudarán a ser una persona con conciencia financiera e independiente económicamente. De esa manera, en el futuro entenderá la importancia y la mejor forma de utilizar estas herramientas para su provecho personal.

Él te lo agradecerá algún día, ya que es esencial que poco a poco aprenda el valor de esta herramienta financiera infantil. Logrará poseer mayor conocimiento bursátil a la larga y elevará su nivel a medida que transcurran los años venideros.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...