¿Cuándo prescriben las deudas de los consumidores?

Ante la crisis tan brutal que viven muchas familias, las dudas acerca de deudas o impagos se multiplican con lo que entender lo que dice la ley puede ser interesante para el consumidor en los tiempos que corren

deudas

Probablemente en tiempos de crisis, en los que muchas familias ven muy complicado cerrar los meses en números verdes sin acumular ninguna deuda, el tema de los impagos pasa a estar en un primer plano. Precisamente por ello, hoy en nuestro blog echamos mano de términos legales y analizamos cuándo prescriben las deudas de los consumidores; es decir, cuándo la ley contempla que un prestador de servicios o de venta de productos deja de tener derecho a reclamar un impago.

Antes de nada cabe destacar que las deudas de los consumidores se entienden como aquellas en las que un particular deja de pagar un servicio o producto por la razón que sea, y insista o no el proveedor transcurre el tiempo legal máximo para exigir su pago. O sea que en este grupo entran tanto servicios como la luz, el teléfono, o las muchas otras facturas que tenemos en el hogar; así como la compra de productos pensados para la casa.

Cuándo prescriben las deudas de los consumidores

Y ahora que ya hemos analizado el concepto de deuda de los consumidores, nos preguntamos ¿Cuándo prescriben por ley este tipo de deudas? En principio, y aplicando las sentencias que se han dictado el plazo computable para dar una deuda de consumidor por pre-escrita es de tres años, aunque en ciertos casos se aplican hasta 5 años e incluso rige el código general que las cuenta como por 15 años.

Sin embargo, y aunque lo han intentado en algunas ocasiones las compañías, ningún juzgado ha dado la razón a prestadores de servicios de suministros domésticos cuando la deuda había caducado, es decir, que habían pasado los tres años que contempla la ley. Incluso esos tres años se han aplicado en ocasiones para los bienes pagados a plazos mensuales, en los que se les aplica la misma jurisprudencia. Pero no te hagas un lío, vamos a ver la lista de caducidad de las deudas domésticas una a una:

Plazos de prescripción de deuda según el servicio

Suministro doméstico (agua, luz, gas…): el plazo de prescripción de la deuda es de 3 años, aunque la compañía los reclame judicialmente no se establece un plazo renovable. Se cuenta ese período desde el impago de la factura. Y aunque la deuda prescriba, el consumidor debe asumir que los suministros pueden ser revocados con arreglo al contrato firmado.

Pagos mensuales de bienes muebles: si se han comprado a plazos la ley establece que el pago de la deuda deja de ser una obligación legal al haber pasado tres años desde el primer impago.

Pagos mensuales o anuales de bienes inmuebles: en este caso la ley establece que sin importar si el pago es anual o mensual el plazo para que la deuda prescriba es de 5 años.

Pagos con tarjetas de crédito: los pagos con tarjetas de crédito tienen un plazo de prescripción mucho mayor, y la ley les ampara con 15 años desde que se ha adquirido la deuda, independientemente si se reclaman los pagos judicialmente o no.

Contratos de otra índole sin plazo establecido: si en el contrato cualquiera que sea no se establece un plazo de común acuerdo entre las partes, en caso de que haya una deuda ésta tiene un plazo de prescripción por ley de 15 años.

Vía: Consumer

Imagen: Daquella manera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...