¿Cuáles son las diferencias entre un contrato de prácticas y de formación?

Existen en la actualidad cuatro tipos de contrato de trabajo, descubre aquí las características de los que afectan a los más jóvenes: los contratos para la formación y aprendizaje, y los contratos de trabajo en prácticas

CONTRATO TRABAJO

Cuando nos hablan de tipos de contratos a mi me suena al refrán ese de “mucho ruido y pocas nueces”. En 2013 se redujeron las modalidades de contrato en España de 41 a 5: indefinido, de relevo, contrato temporal, de prácticas, y de formación y aprendizaje. En la actualidad ya son sólo cuatro: indefinido, temporal, para la formación y el aprendizaje, y en prácticas, ha desaparecido el de relevo que parecía más bien un contrato olímpico.

Mucho ruido, pero pocas nueces, porque el paro sigue ahí y parece que con ganas de quedarse bastante tiempo, por más que nos inventemos nuevos tipos de contratos o suprimamos algunos ya existentes. En realidad la cuestión estructural poco tiene que ver con ese asunto, aunque los políticos se empeñen en poner el foco de la discusión en el llamado contrato único como solución a todos los males de España.

Pero esto es lo que hay, así que hablemos del ruido a ver si conseguimos al menos alguna nuez, y como uno de los grupos más necesitados de nueces son es el de los jóvenes vamos a examinar dos tipos de contratos que les afectan a ellos: el contrato de prácticas y el contrato de formación y aprendizaje. Parecidos pero distintos en duración, finalidad, edad del empleado, retribución e implicación del empresario en la formación del trabajador.

Contrato para la formación y el aprendizaje

Esta modalidad de contrato está destinada a favorecer la inserción laboral y la formación de las personas jóvenes, teórica y práctica, necesaria para desempeñar de forma adecuada un oficio; alternando una actividad laboral retribuida en una empresa con la actividad formativa recibida en el marco del sistema de formación profesional, aunque también podría recibirse dicha formación en la propia empresa. Su finalidad es la cualificación profesional de los trabajadores.

El período de formación se desarrollará durante la vigencia del contrato y será necesario para la obtención de un título de formación profesional, certificado de profesionalidad, certificación académica, o acreditación, que el trabajador podrá solicitar de la Administración pública competente.

Pueden optar a este contrato los jóvenes que carezcan de la cualificación profesional reconocida y requerida para concertar un contrato en prácticas y que sean mayores de dieciséis años y menores de veinticinco, (menores de treinta años mientras la tasa de desempleo no baje del 15%), con discapacidad no hay límite de edad, tampoco la hay para los colectivos en situación de exclusión social.

La duración mínima del contrato será, por norma general, de un año (nunca menos de seis meses) y la máxima de tres años. Deberá formalizarse por escrito haciendo constar expresamente su contenido. Nunca podrá ser a tiempo parcial.

El tiempo de trabajo efectivo, que deberá ser compatible con el tiempo dedicado a las actividades formativas, no podrá ser superior al 75 % durante el primer año, o al 85 %, durante el segundo y tercer año, de la jornada máxima legal. Y los trabajadores no podrán realizar horas extraordinarias, ni trabajos nocturnos, ni trabajo a turnos.

La retribución del trabajador, que suele ser menor que la de los contratados en prácticas, será proporcional al tiempo de trabajo efectivo y nunca por debajo de la parte proporcional del salario mínimo interprofesional.

La acción protectora de la Seguridad Social del trabajador contratado para la formación y el aprendizaje será similar a otros tipo de contrato y comprenderá todas las contingencias, situaciones protegibles y prestaciones, incluido el desempleo. Así mismo se tendrá derecho a la cobertura del Fondo de Garantía Salarial.

Las empresas podrán financiar el coste de la formación mediante bonificaciones en las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social.

Contrato de trabajo en prácticas

El contrato de trabajo en prácticas tiene por objeto la obtención por parte del trabajador de la práctica profesional adecuada al nivel de estudios cursados. Este contrato podrá concertarse con quienes estén en posesión de título universitario o de formación profesional de grado medio o superior o títulos oficialmente reconocidos como equivalentes, que les habiliten para el ejercicio profesional.

Es necesario que no hayan transcurrido más de cinco años desde la terminación de los estudios, o siete cuando el contrato se realice a un trabajador con discapacidad. Si el trabajador es menor de 30 años, no se tiene en cuenta la fecha de terminación de los estudios. No hay limitación máxima de edad para el trabajador en contrato de prácticas.

Deberá formalizarse por escrito haciendo constar expresamente la titulación del trabajador, el puesto de trabajo a desempeñar durante las prácticas y la duración del contrato que no podrá ser inferior a seis meses ni exceder de dos años; si se hubiera concertado por tiempo inferior a dos años, se podrán acordar hasta dos prórrogas, con una duración mínima de seis meses.

La retribución del trabajador será la fijada de manera que no pueda ser inferior al 60 % o al 75 % durante el primero o el segundo año de vigencia del contrato, respectivamente, del salario fijado en convenio para un trabajador que desempeñe el mismo o equivalente puesto de trabajo. En ningún caso el salario será inferior al salario mínimo interprofesional. Si el contrato se realiza a tiempo parcial, el salario se reducirá en función de la jornada pactada.

Tras la terminación del contrato, el empresario deberá expedir al trabajador un certificado en el que conste la duración de las prácticas, el puesto o puestos de trabajo ocupados y las principales tareas realizadas en cada uno de ellos.

Los contratos en prácticas pueden ser beneficiarios también para el empresario de ayudas a la contratación, cuando se cumplan los requisitos requeridos para ello. Ayudas que continuarán si los contratos en prácticas se convierten en contratos indefinidos, a tiempo completo o a tiempo parcial.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...