Contratos por horas ¿Por qué no son la solución?

Desde que la crisis hizo mella en nuestra sociedad y descolocó miles de esquemas, el mercado laboral ha cambiado, y ahora la moda de los contratos por horas afecta más de lo que podríamos pensar.

contrato trabajo

La crisis ha hecho que el mercado laboral español se convierta en una mezcla entre el altísimo paro en todos los sectores de la población, y contratos precarios que no garantizan que tener un empleo sea sinónimo de obtener un salario que nos permita vivir. De hecho, en este caso queremos hablar de manera específica de lo que parece ser casi una norma, y que aunque con las nuevas medidas fiscales puede que equilibre la balanza, son los contratos de trabajo que más abundan en la actualidad. Tanto formales como los que se llevan a cabo de forma ilegal. Hablamos por supuesto de los contratos por horas.

Cabe señalar antes de analizar a fondo este tema que el caso español es realmente particular. Mientras en otros países ciertos sectores de la población reclaman la creación de empleos temporales, más flexibles, que permitan compatibilizar jornadas de trabajo con la familia, en el caso español los ciudadanos apenas demandan este tipo de trabajo. De hecho, la última encuesta publicada al respecto afirmaba que la mayoría de los que habían logrado un contrato por horas o a media jornada, lo había aceptado porque no encontró uno a jornada completa, y estaría dispuesto a cambiarse a un empleo que le permitiese trabajar durante todo el día.

Contratos por horas ¿Por qué no son la solución?

En el caso de los empresarios, actualmente la parte que les toca abonar a la Seguridad Social de un empleado por horas es realmente superior a la que pagarían proporcionalmente en una jornada más amplia y en un contrato más estable que los conocidos como contratos a llamada. Sin embargo, nos encontramos aún con un incentivo más aprobado hace días que permite pagar tan solo cuotas de 50, 75 o 100 euros a las nuevas contrataciones indefinidas por contingencias comunes del trabajador. Esto puede que cambie el panorama y comience a desplazar a los contratos por horas de los más ofertados en la actual oferta laboral española.

Para el trabajador supone un problema no llegar a final del mes con un contrato por horas. Encadenar varios de ellos, ya que hay oferta actualmente, puede no ser compatible ya que dependiendo de lo que se haya firmado, el empresario puede reservarse el derecho de llamar a horas y en jornadas diferentes siempre que avise al trabajador con tiempo. Pero esta flexibilidad hace que en ocasiones no se pueda ir a ambos empleos, y que por lo tanto el trabajador, aún queriendo estar en ambos, vea su situación como de impotencia y precariedad.

A largo plazo

Todos sabemos que un trabajador con un contrato indefinido adquiere derechos. Al menos esto es así hasta ahora, porque quedan por ver los cambios que se aprueban con la reforma laboral que aún está siendo retocada con algunos consejos enviados desde Europa y el FMI. Sin embargo, además de esos privilegios, saber que se tiene un empleo estable da estabilidad familiar y financiera y permite el gasto más allá del básico en la unidad doméstica. Esto es lo que necesitamos para reactivar la economía y el consumo, tanto a corto como a largo plazo. Y en esto no parece que estemos poniendo todos los recursos necesarios.

¿Trabajar sin Seguridad Social?

Precisamente el alto coste de la Seguridad Social en los contratos por horas, y la inestabilidad económica española hacen que proliferen las ofertas de trabajo sin contrato. Teniendo en cuenta que los contratos por horas se desarrollan en muchos casos en solo parte de la jornada o unos pocos días al mes, la empresa prefiere correr el riesgo de no hacer contratos antes que enfrentarse a pagar todo ese dineral en impuestos, o tener que hacer fijos a trabajadores que no sabe si podrá mantener en el medio plazo.

Desde luego si no se hace nada, la precariedad y la falta de cotizaciones a la Seguridad Social pasarán a ser un problema igual o más importante que el propio desempleo en cuestión.

Empleo a coste cero para las empresas

Si se plantean por ejemplo subvenciones como las del plan PIVE que se compensan con impuestos como el IVA y mantener los puestos de trabajo en el sector, no entiendo por qué no nos podemos plantear que el trabajo no tenga, al menos durante estos tiempos en los que el desempleo se ha desbocado, ningún coste en cuanto a seguridad social. Si a las empresas solo les cuesta la nómina del trabajador, estoy convencida de que los salarios empezarían a incrementarse, y además el Estado se ahorraría los subsidios de un parado a cambio de recaudar en otros impuestos como el IRPF de su nómina y el IVA de todos los productos que empezará a consumir al disponer de un salario. ¿Suena tan descabellado?

Imagen: Iglesia en Valladolid

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...