Contratos de alquiler: lo que tienes que saber

Aunque hay muchas cláusulas que no son correctas ni legales y que se pueden invalidar en caso de problemas, hoy te explicamos las más comunes y que deben aparecer en cualquier contrato de alquiler bien hecho

contratos de alquiler

Hace un momento hablábamos de las fianzas en los contratos de alquiler y de cuándo un propietario puede o no quedarse con este pago inicial que ha hecho el inquilino a la hora de entrar en el inmueble. Sin embargo, dado que está aumentando la demanda en alquileres por los problemas que tiene el mercado inmobiliario hipotecario y por el miedo social que se ha extendido al deshaucio y a los problemas económicos que puede suponer una hipoteca con el mercado del trabajo tan inestable que tenemos, vamos a seguir hablando del tema en nuestro blog de economía doméstica para intentar que los inquilinos sepan a qué enfrentarse.

Contratos de alquiler: lo que tienes que saber como inquilino

El contrato de alquiler es un contrato, así que antes de firmarlo léelo con mucha atención. Si hay algo que no entiendes, que no crees que sea correcto o con lo que no estás de acuerdo háblalo antes de firmar, porque por mucho que te digan que luego se cambia, puede que no se haga, y lo que valdrá será tu firma en ese contrato, no lo que se haya hablado a la hora de firmarlo.

Como cada inquilino es una persona distinta, y lo mismo para cada propietario, por haber, contratos de alquiler los hay a cientos, aunque todos ellos deberían regirse por las leyes autonómicas y estatales que los regulan y las cláusulas que se impongan no pueden contradecir a lo que diga la ley, ya que prevalecerá siempre ésta última y no la que exponga el contrato.

  • El contrato de alquiler tiene un año de validez, y estos 12 meses son prorrogables por el mismo período si propietario e inquilino no expresan su desacuerdo.
  • Debe especificarse una cláusula de aviso de propietario e inquilino en caso de querer rescindir del contrato antes de tiempo. Si una de las partes lo incumple, le tocará pagar los meses que faltan para su finalización, o indemnizar al inquilino, en caso de que lo haga el propietario.
  • El contrato debe especificar igualmente los impagos y sus consecuencias, como por ejemplo el plazo que el propietario tiene de tiempo para esperar por el pago del inquilino antes de deshauciarlo.

En el contrato de alquiler también deberían aparecer, si las hay, las objeciones del propietario o de la comunidad de vecinos sobre horarios, usos y tenencia de mascotas. Aunque claro, todos estos detalles dependen luego del propio inquilino y propietario así como de la localización del inmueble, lo importante es que los puntos anteriores estén recogidos y el inquilino los entienda y considere justos.

Imagen: Charleston’s TheDigitel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...