Consejos para entender las etiquetas de eficiencia energética

Entender las etiquetas de la eficiencia energética es vital si deseamos que nuestra factura baje esos altos precios que trae cada fin de mes

Consejos para entender las etiquetas de eficiencia energetica

Alternativas para ahorrar la energía eléctrica hay muchas, pero aun si adquirimos hábitos del uso consciente de las bombillas y electrodomésticos, es inevitable sentir pánico cuando llega la factura de la luz. A pesar de los múltiples intentos por hacer la mayor cantidad de tareas con la luz del sol, mantener las luces apagadas si no son necesarias, desconectar electrodomésticos, en fin, buenas prácticas para vivir con un bajo costo energético, no siempre se logra el cometido. Esto ocurre porque hay aparatos que consumen mucha corriente y no nos hemos fijado en su etiqueta de eficiencia eléctrica.

¿De qué va la eficiencia energética?

Explicar la eficiencia energética es bastante simple, pues es la cualidad de un aparato electrónico para consumir menos carga eléctrica, lo que se traduce en un bajo costo para el dueño. Esta idea, España la ha tomado bastante en serio para sus ciudadanos, estipulando que todo electrodoméstico debe llevar una etiqueta en la cual se indique al usuario, el nivel de eficiencia energética del equipo que adquiere. La capacidad de ahorro energético es por lo general el aspecto más importante a la hora de elegir un electrodoméstico, de allí que las autoridades españolas realizaran una ley en la cual obligan a los fabricantes a especificar las características de los productos en lugares visibles, de tal manera que los compradores puedan informarse no solo de las funciones del equipo sino también de las especificaciones energéticas, previamente a su compra.

Las etiquetas de eficiencia energética deben ubicarse en el empaque del producto o en todo caso en su exterior, a fin que el consumidor se informe, evalúe y seleccione el mejor producto. Estas identificaciones abarcan la siguiente información: el consumo eléctrico anual, una clasificación de estrellas, las funciones, capacidades y beneficios del equipo.

Comprenda la información de las etiquetas

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la energía del Ministerio de Industria y Energía español (IDAE) ha determinado los valores correspondientes en las etiquetas, clasificando los grados de eficiencia energética en una escala identificada tanto por letras como por colores, de esta forma puede identificarse el grado de consumo y se comprende de forma más fácil y rápida.

La eficiencia energética puede ser medida con una escala organizada con los colores del semáforo, de acuerdo al nivel, el indicador o flecha estará ubicada conjuntamente a una casilla señalando no solo el color, sino además una letra. Para que tenga la seguridad del nivel de eficiencia energética, debe tener claro que la escala abarca siete (07) casillas, inicia con un color verde intenso que se corresponde con la letra “A”, le sigue un verde más claro con la letra “B”, y así sucesivamente, hasta llegar a la letra “G” que identifica el color rojo.

En el extremo verde, con las tres primeras letras, usted puede identificar aquellos equipos que tienen mayor y mejor eficiencia energética, es decir que son electrodomésticos que usan tan solo 55% de energía para su funcionamiento. Al otro extremo, se ubican los equipos que consumen más energía, aproximadamente 125% o más de carga eléctrica para funcionar correctamente, es decir que la escala se organiza de menor a mayor consumo.

Un dato curioso sobre esta escala es que para determinar el valor de eficiencia energética de los electrodomésticos, se analiza el consumo eléctrico de cada aparato que han sido patentados bajo una misma función, es decir, que se comparan una serie de lavadoras y cada una necesitará una cantidad de carga eléctrica distinta para funcionar óptimamente, allí se podrá determinar cuales tienen mayor o menor eficiencia eléctrica.

Actualmente hay otro método para conocer el consumo de un electrodoméstico. Este se basa en la escala de eficiencia energética, pero se le agrega el signo “+” luego de la letra para indicar que tiene 10%, 20% o 30% de la cifra que acompaña en la escala, es decir: La “A” corresponde un 55% de menor consumo, si usted ve la simbología A+ es porque el aparato consume 10% menos de energía (45%);si la simbología es A++ corresponde a 20% menos (35%) y si es A+++ usaría 30% menos (25%). Esta norma aplica a cada una de las letras mencionadas.

Equipos que deben llevar la etiqueta

Bien sea que se vaya a adquirir por primera vez un electrodoméstico, se vaya a renovar luego de cinco o diez años (que es el estimado de vida útil de un producto), este defectuoso o se busque reemplazar por un aparato más novedoso, debe tener en cuenta aquellos equipos que incluyen la etiqueta de eficiencia energética para que escoja aquel que represente menor consumo de energía, y por ende, una factura de luz más económica:

  1. Hornos eléctricos
  2. Lavadoras
  3. Fuentes de luz
  4. Frigoríficos y Congeladores
  5. Secadoras
  6. Lavavajillas
  7. Lavadoras y secadoras

A la hora de comprar, tome en consideración que el mayor consumo eléctrico lo absorbe la nevera, le sigue el congelador, seguidamente la lavadora, la secadora y por último, el lavavajillas. Igualmente recuerde que un mayor consumo eléctrico no significa que adquiera un mejor aparato, en realidad puede funcionar igual que uno de mejor eficiencia eléctrica solo que incrementará el consumo de electricidad y elevará su factura. Así que elija un electrodoméstico de bajo consumo, además de brindarle confort, empleará menos energía, su pago del servicio eléctrico será menor e incluso resultan amigables con el medio ambiente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...