Cómo tributa la vivienda en la Declaración de la Renta

Continuando con nuestros tutoriales sobre renta, hoy queremos explicarte cómo tributa la vivienda en tu declaración para que tengas claro cómo declararla.

impuestos

La Declaración de la Renta sigue dando mucho que hablar a los usuarios que todavía no han presentado la suya, más aún si se tiene en cuenta que el plazo para acudir a las oficinas de la agencia tributaria acaba de empezar ahora. Sin embargo, desde A Fin de Mes llevamos desde el inicio de la campaña intentando resolver las dudas más habituales y evitar que cometas algunos de los errores más frecuentes en la declaración, Hoy le ha tocado el turno a uno de los asuntos que más preguntas genera: la declaración de la vivienda en Renta.

La vivienda tributa en la declaración de la renta y debes pagar al tener una. Sin embargo, lo hace de manera diferente a sí está considerada una vivienda habitual, si está contemplada como una segunda residencia o si se tiene en régimen de alquiler. Dependiendo de cada uno de estos casos tendrás que abonarle a Hacienda un dinero que se sumará a las demás rentas obtenidas, ya sean por trabajo, por actividades económicas o por otro tipo de rendimientos, o simplemente se quedará como un dato referente a tu situación personal. A continuación te planteamos caso a caso para que selecciones el tuyo y puedas rellenar correctamente esta casilla en tu declaración.

Vivienda habitual

Una de las opciones que te encuentras en la Declaración de la Renta en el apartado de la vivienda es la posibilidad de que sea tu residencia habitual. En ese caso, Hacienda solamente te solicitará que la declares como tal rellenando los campos correspondientes. Sin embargo, al entenderse que se trata del techo que tienes para vivir, la agencia tributaria no te solicitará que abones ningún tipo de capital por ella, como si ocurre en los otros dos casos que citamos a continuación y que contemplan las tres situaciones que pueden darse en el caso de la vivienda en Renta.

Segunda vivienda

Cuando se tiene una vivienda que no es la habitual, pero no se alquila ni se destina a ningún uso más allá del del propio propietario, Hacienda obliga a los contribuyentes a incluirla dentro de la declaración y a pagar un mínimo por ella. Antes de la reforma fiscal este valor (el cual se calcula en automático en el programa PADRE al introducir el valor catastral de la vivienda) está en el 2%. Eso significa que si en tu caso dispones de una segunda vivienda que estás usando esporádicamente, pagarás más que aquel que la alquila o aquel que solo tiene una en propiedad. En ese sentido deberías plantearte si no te resulta más conveniente ponerla en el mercado de alquiler para reducir la factura fiscal con Hacienda de cara al siguiente año.

Vivienda alquilada

Cuando tienes una vivienda a tu nombre y ésta está alquilada, no hay que tributar por ella como tal en la Declaración de la Renta. Sin embargo, sí que es cierto que hay que identificarla como tal en el apartado correspondiente e indicar cuáles han sido los ingresos que ha generado durante el período. Precisamente por dichos ingresos habrá que abonar el dinero correspondiente al incrementarlo a la base que el contribuyente haya obtenido por rentas del trabajo o rentas de otras actividades económicas. Aunque se han eliminado la mayoría de las reducciones, todavía queda disponible la bonificación en la reducción de la base del alquiler de viviendas de particulares del 60% de los ingresos que se hayan obtenido. Para calcular el resultado total a colocar en la casilla de la vivienda que está alquilada hay que sumar anualmente los ingresos y restarle el total de gastos deducibles que hubiese.

La última de las opciones disponibles es para aquellas personas que no tienen vivienda en propiedad, pero que tampoco disponen de un contrato de alquiler al uso. Por ejemplo, los padres que viven con sus hijos o viceversa. En ese sentido tendrás que señalar en la casilla de vivienda de la Declaración de la Renta otras situaciones y seguirás sin abonar dinero por ello, ya que no se consta como propietario ni estás obteniendo ningún beneficio económico de ese bien inmueble.

Otra de las cuestiones sería si la vivienda en la que resides es de alquiler, aunque de la exención de las deducciones de este tipo de inmuebles ya hemos hablado anteriormente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...